Diagnóstico de cáncer de mama

Lo último

Causa y origen del cáncer

Cáncer hormonal

Senos fibroquísticos

Mastitis

¡Autoexamínate!

» » Microcalcificaciones de mama: la biopsia con arpón puede detectarla a tiempo




Las microcalcificaciones  son partículas  de calcio, como los granos de azúcar blanca o sal, que aparecen en el tejido de la glándula mamaria, sobre todo de mujeres mayores que están en etapa de la pre o post menopausia.  
Por lo general, las microcalficicaciones son de tipo benigno, pero hay ciertas microcacificaciones que pueden ser cáncer. 
¿Qué características hacen sospechar que una microcalcifcación puede ser maligna? ¿Qué se hace si eso ocurre?  El médico radiólogo Erick Flores Revilla, jefe del Servicio de Diagnóstico por Imágenes del hospital Adolfo Guevara  EsSalud del Cusco,  tiene respuesta para estas y otras interrogantes en la siguiente nota.

Doctor Flores,  desde el Cusco,  donde  usted trabaja,  nos llega la noticia del uso del arpón quirúrgico para detección del cáncer de mama precoz.  ¿De qué se trata?
El cáncer de mama se puede manifestar de varias maneras, una de ellas es nódulo o masas que la mujer se puede palpar. Pero hay otra forma que son microcalcificaciones y esas no se palpan, solo se detectan por mamografía. Esas microcalcificaciones hay que extirparlas  para saber si realmente son cáncer. La idea es extirpar las microcalcificaciones pero sin dañar mucho la mama, y el arpón es como una aguja que permite localizar y extirpar solo una pequeña zona de esa pieza.  Luego de extirparla el patólogo examina esa pieza para saber si es cáncer o es benigno.
¿El arpón se usa solo para microcalficaciones o se usa en otro tipo de tumores de mama?
Se utiliza exclusivamente en microcalcificaciones.
¿Qué secuelas deja la biopsia por arpón quirúrgico?
Como  se hace un pequeño corte a la zona quirúrgica se puede inflamar un poco, pero eso depende mucho de la reacción del propio paciente. Cada  persona reacciona de distinta manera. En general mayores complicaciones no hay, salvo el dolor normal que hay después de un procedimiento invasivo.
¿Ese procedimiento es ambulatorio?
La  biopsia con arpón se hace en sala de operaciones, como una cirugía grande. Lo que pasa es que cuando uno pone un arpón la pieza quirúrgica rápidamente va a anatomía patológica, y el patólogo rápidamente responde si es positivo o no. Si es positivo,  amplían la cirugía porque tienen que extirpar todo el  área alrededor de la enfermedad para asegurarse que haya salido todo el cáncer, y eso puede acabar en una cirugía más grande. En cambio, si el patólogo responde que la prueba es benigna, cierran inmediatamente, pero la paciente tiene que estar en sala.
Se dice que las calcificaciones mamarias aparecen a medida que la mujer envejece, cuando entra en fase de menopausia. ¿Es un problema vinculado con la edad?
No. En general en la mama existen varios tipos de microcalcificaciones  y la mayor parte de mujeres pueden tener microcalcificaciones pero son benignas. Son calcificaciones que le llamamos perladas o son calcificaciones vasculares, de los propios vasos, que se calcifican producto de la edad. Pero hay un tipo especial de micrcalcificaciones que se llaman  calcificaciones pleomórficas, y solo ese tipo de calcificaciones se van a biopsiar porque son sospechosas de malignidad.

Las calcificaciones mamarías no se ven por ecografía porque no tiene alta resolucion, solo se ven por mamografía
¿Qué significa que sean pleomórficas?
Significa que las microcalcificaciones tienen forma de letras chinas; son calcificaciones desordenadas. Su forma es de piedra chancada, de algo irregular. En cambio las calcificaciones benignas son de forma redondita o alargadas, tiene  formas diferentes. Pero el radiólogo se da cuenta cuándo una microcalcificación puede ser sospechosa y cuándo no, y de ello va depender si se hace la biopsia o no. La mayor parte de calcificaciones tienen apariencia benigna, ahí no hay que hacer nada.
¿O sea la sospechosa de que una microcalcificación pudiera ser cáncer se sustenta básicamente en la forma?
Sí, está sustentada en la forma de la microcalcifiación. Justamente cuando diagnosticamos eso hablamos de  un cáncer in situ, de un cáncer que recién está empezando. Ahí hablamos de un diagnóstico muy precoz.
Uno de los temas más conocidos en microcalcificaciones sospechosas  es cuando estas se  agrupan.
Precisamente cuando  esas  microcalcificaciones son  agrupadas en una pequeña área de la mama, máximo de un centímetro o medio centímetro cuadrado, usamos el arpón.  La idea con el arpón es ubicar esa pequeña zona para extirpar y no  dañar el resto del tejido mamario que estaría sano. Cuando son benignas las microcalcifaciones están dispersas en toda la mama y uno se da cuenta con facilidad que no tiene importancia.
¿Qué pasa si las microcalcificaciones aparecen en forma lineal, como en fila?
Hay ciertas características de que pueda ser señal de alarma, pero también entran en el grupo de pleomórficas porque tienen ciertas características anómalas. Los radiólogo tenemos unas tablas y sabemos que pueden ser malas y que ameritan una biopsia o hacer algo especial.
Así como hay microcalcificaciones hay macrocalcificaciones. ¿Qué pasa con las macro?
Las macro, es decir las calcificaciones grandes, generalmente son lesiones benignas que se calcifican, como por ejemplo fibroadenomas. Una mujer joven puede tener un fibroadenoma de dos centímetros y se calcifican y con los años se vuelve de un centímetro o de medio centímetro. La macrocalcificación significa que algo existió un día y que ya  no tiene  vida, que  es algo muerto, que ya no tiene importancia.
¿Esa macrocalcificación  muerta se deja o se extirpa?
Se deja para siempre. Por ejemplo,  una  mujer que ha tenido mastitis, que ha tenido un hematoma o golpe en la mama,  le puede quedar como secuela una pequeña calcificación que ni la siente, eso queda para siempre en la mama. Es como una cicatriz de alguna herida que uno ha tenido antes.
No sé si la estadística es exacta, pero leí que el 50% de las mujeres mayores de 45 años tienden a tener microcalcificaiones.
No. Yo creo que es un poco menos, un treinta por ciento pueden tener microcalficaciones,  en su mayoría benignas. Las calcificaciones sospechosas, pleomórficas, son mucho menos. Por ejemplo, de cien mamografías que vemos por chequeo, dos podrían tener microcalcificaciones pleomórficas. Es poco. Lo alto, lo que prima,  es cualquier tipo de calcificación benigna, sin importancia.



«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Pregunta u opina