Slider

Todos los síntomas

Lo más reciente

Quistes, origen y riesgos

Mastitis

Mitos del cáncer de mama

Cáncer y tercera edad

¿Qué comer y no comer?

» » » Quistes en los senos: ¿son candidatos para cáncer de mama?



Los quistes son bolsitas  llenas de líquido que crecen en el tejido mamario. Son similares a las ampollas que aparecen en la piel cuando el zapato nos ajusta o nos salpica el aceite o el agua caliente.

La mayoría de los quistes crecen  rápidamente y luego permanecen del mismo tamaño. Un pequeño número se encoge o sigue creciendo. Los quistes son a menudo demasiado pequeños para palparlos. Sin embargo, hay quistes grandes, de 2 o 3 centímetros, que pueden sentirse al tocarlos. A menudo,  puede aparecer más de un quiste a la vez. Estos pueden ser  firmes o suaves.  Los quistes no son dañinos ni peligrosos, pero a veces son incómodos o dolorosos. En algunos casos se ablandan o agrandan en los días previos a la regla. 

Los investigadores aún no han descubierto cuál es la  causa de los quistes. Solo se sabe que son muy muy comunes y pueden afectar a mujeres de cualquier edad. Los quistes son especialmente comunes en mujeres entre los 45 y los 50 años, cuando las hormonas de la  mujer cambian rápidamente con la llegada de la menopausia.  Cuando la menopausia desaparece o cesa, los quistes también desapareen. Las mujeres que toman terapia de reemplazo hormonal (TRH) a menudo tienen quistes en los senos.

Para muchas mujeres, su mayor preocupación acerca de un quiste es que es o se convertirá en cáncer. Los quistes no son malignos. No es un precáncer. Sin embargo, tener cáncer en la misma área que un quiste es una simple coincidencia.

La ecografía (ultrasonido) es ideal para detectar quistes mamarios.  Su diagnóstico es preciso:  en imagen  aparece de forma  redonda y clara con un contorno distinto

El quiste se drena o aspira
Si un quiste es lo suficientemente grande como para palparlo, se sugiere drenarlo con una aguja. Aunque los quistes no son peligrosos, drenarlos elimina el bulto y con frecuencia ayuda a las mujeres a dejar de preocuparse.  No todos los quistes pueden drenarse o aspirarse. Si los quistes son demasiados pequeños, no es posible.

Para drenar un quiste, el médico usa una aguja para extraer el líquido. Este proceso se llama aspiración con aguja fina. La aguja es más fina que la que se usa para extraer sangre. El pinchazo  puede ser incómodo pero generalmente no es doloroso. Las mujeres que han experimentado algo de dolor dicen que pasa rápidamente.

El líquido en un quiste puede ser claro o de color (por ejemplo, amarillo, verde, naranja o negro). Este líquido es normal y no es necesario enviarlo a patología  para su análisis.

Los quistes se drenan ambulatoriamente y en solo  unos  minutos. El médico podría pedirle que regrese para un chequeo en un par de meses.
Los quistes drenados se reducen a la nada. Por lo general, no hay ninguna otra acción necesaria.

Muchas mujeres tienen quistes que vuelven a parecer. Estos pueden ser quistes que se vuelven a llenar de  líquido incluso en 24 horas,  o pueden ser quistes nuevos. Los quistes recurrentes no son peligrosos. Si vuelven a crecer, se vuelve a drenar. Un quiste de contenido líquido no se opera.


«
Next
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Escribe tu pregunta aqui