Mitos y verdades sobre la mamografía


La mamografía es el Gold Standart  para la  detección del cáncer de mama en etapa temprana. Se trata de un examen radiográfico que puede descubrir el cáncer 3 o 5 años antes de que las células malignas se conviertan en tumor o bolita.



La mamografía es un  examen radiográfico que utiliza rayos X para visualizar el cáncer u otras anormalidades en los senos.  El aparato, llamado mamógrafo, comprime o aplasta la mama con el fin de aplanar el grosor del seno para ver las lesiones pequeñas que pudieran estar ocultas en el tejido mamario.  
La mamografía está indicada para mujeres a partir de los 40 años, que es la edad en la que empiezan a producirse los  trastornos o cambios  hormonales, que son los que estimulan el desarrollo del cáncer de mama.
 ¿La mamografía es el único examen para detectar cáncer de mama?

No. La ecografía y la resonancia magnética también pueden detectar cáncer de mama, pero la mamografía  es el examen de oro internacional para la detección temprana del cáncer de mama. La mamografía por lo general pueden encontrar bultos 2 o 5 años antes de que el tumor o bolita pueda palparse.

¿La mamografía se prescribe solo a  mujeres mayores de 40 años?
No. Las mujeres  con antecedentes familiares de cáncer de mama –mamá, tías, abuela, primas hermanas  deben adelantar su mamografía a partir de los 35 años. “Cuando hay antecedentes de cáncer puede haber cáncer antes de los 40 años”, dice la oncóloga Shirley Quintana.  “En mujeres jóvenes la mama es muy densa, es más dura, y probablemente la mamografía va a tener un margen de error porque no ha habido buen aplastamiento, en esos casos también se indica la  resonancia magnética. Pero independientemente de esto, la resonancia es parte de los exámenes en este tipo de pacientes, por lo que al cabo de dos años de haber empezado con la mamografía se le tiene que hacer la resonancia para  completar el estudio. Si se  hallara, por ejemplo fibroadenoma o algún problema benigno,  a esa paciente se le hará controles solo con ecografía”, acota la especialista.
¿Es verdad que la mamografía puede dar falsos positivos y falsos negativos?
Sí.  Ninguna prueba de detección de cáncer  es perfecta y la mamografía no es una excepción. Factores como la edad o la densidad mamaria pueden impedir reconocer el cáncer, lo que podría dar pie a diagnósticos errados, como  ver cáncer donde no hay  o no ver cáncer donde sí hay. A eso le llaman falsos positivos y falsos negativos. En esto tiene mucho que ver la experiencia y la habilidad del radiólogo.
¿Hacerse la mamografía todos los años expone a radiación y produce cáncer?
No. Las mamografías usan dosis muy pequeñas de radiación,  por tanto la exposición es muy baja. Los beneficios superan el riesgo. Además, nunca se ha comprobado que un cáncer de mama se deba a la exposición a la radiación durante una mamografía. 
La mamografía aplasta o comprime los senos, ¿esa comprensión daña los senos y provoca cáncer?
No. Por lo menos no hay evidencia científica de que la compresión mamaria cause cáncer. Incluso si hubiera cáncer, la compresión no puede hacer que el cáncer se disemine. La compresión del seno durante una mamografía ayuda a separar el tejido del seno para buscar  cualquier anomalía. También ayuda a mantener el seno en su lugar, lo que elimina el desenfoque de la imagen.
¿La prótesis de silicona impide el examen mamográfico?
No, pero puede dificultar la detección de tumores o células cancerosas. Si hay ese problema, se debe recurrir a la resonancia magnética y/o ecografía.
¿Si estoy dando de lactar puedo hacerme la mamografía?
Sí.  Si hay necesidad imperiosa de hacerse ese examen no hay ningún inconveniente porque la radiación es mínima y no afectaría al lactante.
¿La mamografía va acompañada siempre de ecografía (ultrasonido)?
No. Pero si los senos son densos se usa la ecografía como estudio complementario.  Cuando los senos son densos (más tejido que grasa) la mamografía pierde visibilidad porque todo lo ve blanco, en cambio la ecografía sabe  diferenciar. Diferencia, por ejemplo, los nódulos sólidos (que pueden ser malignos) de los nódulos quísticos (que son benignos).
¿El resultado de la  mamografía es suficiente o es necesario hacerse más pruebas?
El 10% de las mamografías requiere que se realicen más estudios si el resultado es anormal o sospechoso. Si fuese así, se puede solicitar examen de ecografía o una mamografía amplificada solo del punto sospechoso. Incluso será necesario que el radiólogo vea todas las   mamografías anteriores para compararla con la actual y poder emitir un diagnóstico en aras de evitar cirugías o biopsias innecesarias. En otra situación, cuando hay sospecha de cáncer, el médico pedirá directamente la  biopsia. Aun así la biopsia no es sinónimo de cáncer. La biopsia es el único examen que puede decir qué es cada cosa. Ni siquiera la mamografía puede afirmar en un 100% si un tumor es maligno. Eso es potestad  exclusiva de  la biopsia.



¿Qué es mejor? ¿La mamografía digital  o la mamografía 3D?
Ambas mamografías utilizan rayos X  y ambas captan imágenes que  se ven en el instante en  la pantalla de la computadora. Lo que les hace diferentes es el precio y  la forma cómo captan las imágenes. La mamografía digital, conocida también como 2D,   usa solo  dos imágenes radiográficas de la mama, mientras que la 3D, conocida como Tomosíntesis, capta varias imágenes para crear una imagen tridimensional. La 3D se considerada como el método más novedoso y revolucionario para la detección del cáncer  precoz o  en  fase inicial, de ahí que se diga que con esta mamografía “el cáncer no tiene dónde esconderse”. Tiene alto estándar de precisión y acierto, lo que evita dudas y angustias. Esto no quiere decir que la  mamografía digital o 2D no  tenga valor ni calidad. Este tipo  de mamografía es la más usada a nivel mundial para detectar cáncer de mama precoz. En cambio la 3D, por costos, no es de uso masivo. En el  Perú este tipo de mamografía cuesta alrededor de 600 soles (200 dólares), mientras que la mamografía digital (2D) está al alcance de todos. En un hospital público puede costar entre  60 u 80 soles (20 a 30 dólares), y en centros de salud  privados puede fluctuar  entre  120 a  200 soles (40 a 70 dólares). (Dione Blas).




Comparte en Google+

About Senos Libres

0 comentarios:

Publicar un comentario