Diagnóstico de cáncer de mama

Lo último

Causa y origen del cáncer

Cáncer hormonal

Senos fibroquísticos

Mastitis

¡Autoexamínate!

» » Brócoli, la estrella contra el cáncer de mama y varios tipos de cáncer


Algunos vegetales, como el brócoli, repollo o col de Bruselas, pueden reducir considerablemente el riesgo de todo tipo de cáncer debido a que evitarían que se produzcan  anormalidades en las células. 


La dieta, es decir la alimentación sana y equilibrada,  es la mejor herramienta para protegernos del cáncer. Se cree que al menos el 30% de todos los cánceres tienen que ver con lo que comemos. Pero, ¿qué hay que comer? Existe una  determinada lista de alimentos que ayudan a prevenir el cáncer, pero la estrella indiscutible es el brócoli y sus primos hermanos coliflor, repollo verde, col rizada y col de Bruselas, que son vegetales crucíferos.  Sin embargo, el brócoli destaca más porque tiene mayor cantidad de  sulforafano, un compuesto particularmente potente que estimula las enzimas protectoras del cuerpo y elimina las sustancias químicas que causan cáncer.
El sulforafano es un compuesto muy potente que combate el cáncer en varios frentes. Aumenta las enzimas que ayudan a liberar al cuerpo de los carcinógenos y  destruye las células anormales. A nivel celular, también ayuda al cuerpo a limitar la oxidación, el proceso que inicia muchas enfermedades crónicas
La acción del sulforafano
El sulforafano es reconocido como una quimioterapia de protección  (quimioprotector) y aparece más de 600 veces  asociado a la palabra “cáncer” en la base de datos  de la Librería Nacional de Medicina del Instituto de Salud de  los Estados Unidos. Esto muestra que se ha estudiado ampliamente el sulforafano como elemento para impedir la formación del cáncer y evitar su progreso.
Diversos estudios han demostrado que este compuesto es capaz de activar y desactivar los genes con el fin de evitar que las células tumorales se repliquen y se propaguen. El sulforafano también puede causar que las células cancerosas se autodestruyan, un proceso conocido como apoptosis.
Un estudio reciente de la Universidad de Michigan en ratones encontró que el sulforafano también se dirige a las células madre del cáncer, aquellas que ayudan al crecimiento de tumores. 
Ayuda al equilibrio hormonal de la mujer
Además de sulforafano, el brócoli  contiene índoles, un fitonutriente propio de las crucíferas. Los indoles  trabajan para combatir el cáncer  bloqueando los receptores de estrógeno en las células del cáncer de mama, lo que inhibe el crecimiento de los cánceres sensibles al estrógeno. El tipo de cáncer de mama más común es  aquel que se asocia con el estímulo hormonal del estrógeno y la progesterona.
El  indol más importante del brócoli es el  indol-3-carbinol  ( I3C),  que es un agente preventivo especialmente eficaz del cáncer de mama debido a que mejora el equilibrio hormonal, promueve la desintoxicación del hígado y ayuda a bajar de peso al quemar la grasa del cuerpo.
En un estudio en el Instituto para la Investigación de Hormonas en Nueva York, 60 mujeres se dividieron en grupos, algunas comieron una dieta alta en el indol-3-carbinol  (I3C) que contenía 400 miligramos de I3C diariamente, otra ingirió una dieta alta en fibra y un tercer grupo de control con un placebo dieta. Las mujeres que consumieron la dieta alta en I3C mostraron niveles significativamente más altos de una forma de estrógeno preventivo del cáncer. Las otras dietas no mostraron aumento de esta sustancia. El estrógeno es una hormona implicada en el cáncer de mama debido a que estimula (alimenta) su desarrollo.
Combate varios tipos de cáncer

El brócoli y la familia crucífera ayudan a combatir el  cáncer de mama, hígado, pulmón, próstata, piel, estómago y vejiga. Incluso un estudio científico descubrió que el sulforafano puede tener un potencial terapéutico en el tratamiento del cáncer de próstata en etapa avanzado.   El consumo dietético de sulforafano  a través del brócoli ha demostró ser eficaz para atacar selectivamente las células cancerosas malignas y proteger las células sanas.
Los compuestos de azufre en los vegetales crucíferos son una de las razones principales por las que estos alimentos son quimiopreventivos poderosos. El fuerte olor que comparten el brócoli, la col y otras verduras crucíferas proviene de los compuestos de azufre que protegen a la planta como al organismo humano. El fuerte sabor, a veces amargo, y el olor de estos vegetales los protegen de insectos y  eso mismo hace en el organismo protegiéndonos  del cáncer.
¿Qué cantidad o cómo comer?
El Consejo Nacional de Investigación sobre Dieta, Nutrición y Cáncer  de los Estados Unidos, sugirió en 1982 que "existe suficiente evidencia epidemiológica para creer que el consumo de vegetales crucíferos se asocia con una reducción del cáncer". Un  mínimo de 200 gramos al día de crucíferas  puede tener un efecto significativo en la prevención del cáncer.  Puedes consumirlos crudos, en ensaladas o guisos, como mejor prefieras. Pero no los cocines hasta desaparecer el brócoli o las coles.
Un estudio demostró que comer aproximadamente dos porciones al día de cualquiera de las crucíferas puede reducir hasta en 50%  el riesgo de ciertos tipos de cáncer. El brócoli es el vegetal más poderoso para combatir la aparición del cáncer de colon, especialmente en los menores de 65 años y con antecedentes de tabaquismo. 
Solo 1/2 taza de brócoli al día protege contra varios tipos de cáncer, en particular los cánceres de pulmón, estómago, colon y recto. No es de extrañar que el brócoli sea el número uno en la lista de estrellas de nutrición del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Pregunta u opina