Diagnóstico de cáncer de mama

Lo último

Causa y origen del cáncer

Cáncer hormonal

Senos fibroquísticos

Mastitis

¡Autoexamínate!

» » Conoce el cáncer de mama más agresivo y de rápido avance.


Se le conoce también como IBC (Inflammatory breast cancer), y es uno de los cánceres de mama más agresivos y de rápida evolución. Muchas veces se diagnostica cuando ya hizo metástasis, cuando las chances de curación son pocas. ¡Ojo con los síntomas!


El cáncer de mama inflamatorio es un cáncer agresivo y raro que crece muy   rápido sin presentar síntomas hasta que ha avanzado en cuestión de semanas o meses, al punto de haberse diseminado a otros órganos.  Debe su nombre de cáncer inflamatorio a los efectos que produce en el seno, que se inflama o  enrojece como consecuencia de la enfermedad.
Al ser un cáncer poco frecuente, los médicos suelen confundirlo mucho con la mastitis, que es una infección del seno que se produce generalmente durante la lactancia y que se trata con antibióticos.  Si  esa supuesta mastitis en una semana no disminuye o no desaparece con los antibióticos, es necesario volver con el médico tratante o buscar  una segunda opinión en un consultorio de Mastología o Ginecología (con especialidad en patología mamaria) para descartar cáncer de mama inflamatorio.
El cáncer de mama inflamatorio representa el 1% de todos los tipos de cáncer de mama, y se observa más en mujeres jóvenes y con sobrepeso. 
¿Por qué este cáncer no avisa?
Porque no siempre presenta bultos o tumores que hagan sospechar  que algo malo puede estar pasando. 
Este tipo de cáncer se produce cuando las células cancerosas bloquean los vasos linfáticos en la piel del seno  impidiendo que circule la linfa (fluido) normalmente. Al no circular, el seno se hincha, se enrojece y produce calentura como si se tratara de un conducto infectado.  La inflamación  puede causar una gran cantidad de pequeños hoyuelos en la piel, como piel de naranja.
¿Qué síntomas pueden alertar?
Enrojecimiento e inflamación repentina de una parte del seno o de todo, con presencia de aumento de temperatura. Fijarse si la piel se ve con hoyuelos, como si fuese piel de naranja. Puede o no haber bulto o tumor al palparse.
Sensibilidad en la mama o  dolor notorio.
Cambio en la forma del pezón. Este, en vez de apuntar hacia afuera, se  hunde.
Engrosamiento de la piel de la mama, con presentación de urticaria o una especie de sarpullido.
Inflamación de ganglios a nivel de la axila.

¿Cómo se diagnostica?
Convencionalmente se usa la mamografía y la ecografía,  pero también se puede recurrir a la resonancia magnética y a la tomografía para ver el área de la inflamación.  A veces estos exámenes pueden resultar inútiles debido a que este tipo de cáncer es difícil de diagnosticar.
Si hay sospecha fundada de cáncer de mama inflamatorio, lo ideal es ir directamente a la biopsia del tejido afectado, ver si las células malignas tienen receptores hormonales o son positivos para  HER2, una proteína que estimula el cáncer de mama. Una vez definido eso, el oncólogo determinará el tratamiento a seguir, con quimioterapia, radioterapia y bloqueadores hormonales, si resultara positivo para cáncer hormonodependiente. (Dione Blas).


«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Pregunta u opina