Estos son los 6 síntomas del cáncer de mama

El cáncer se presenta con alteraciones en la mama, principalmente con la aparición de un tumor o bolita. Si bien los síntomas  también pueden corresponder a enfermedades benignas de la mama, es imprescindible hacer el diagnóstico para descartar malignidad.


El tumor es el síntoma más conocido del cáncer de mama, sin embargo hay otros síntomas menos frecuentes que también pueden evidenciar la enfermedad.  Si notas  cualquiera de esos síntomas –uno solo puede ser señal de cáncer– es porque la enfermedad dejó de ser incipiente. El cáncer incipiente o precoz es  curable.
¿Cómo se detecta el cáncer incipiente?  Solo con la mamografía,  cuando no hay síntomas. También la ecografía puede cumplir ese rol, sobre todo en mujeres jóvenes y con senos densos.
Los síntomas generan mayor alarma de acuerdo a la edad. Si una mujer es mayor de 40 o de 50 años, cualquier síntoma es motivo de sospecha y se debe profundizar los estudios. En una mujer joven, entre 25, 30 a 38 años, la sospecha es baja, se puede pensar en una enfermedad benigna, pero si las características del síntoma apuntan a cáncer, también debe ser sometida a más estudios (resonancia, biopsia).
Atenta con los siguientes  síntomas:
Síntoma 1:  tumor  o bolita
La presencia de un tumor, llamado también nódulo, es el síntoma más frecuente de cáncer de mama. Si bien el 85 por ciento de los tumores que se palpan  en la mama son benignos, el 15 por ciento puede ser cáncer.
Al tacto es difícil de identificar el tumor, solo la mamografía y/o la  ecografía puede sugerir,  por sus características, si es maligno o benigno. Si hay sospecha de que puede ser cáncer, se hace la biopsia para confirmar el diagnóstico o descartarlo.
Cuando un tumor es palpable no es un cáncer precoz, es un cáncer que ya se ha desarrollado. El tumor se vuelve palpable a partir de 1 centímetro. Para llegar a ese tamaño ha tardado entre ocho a diez años en desarrollarse,  quizá se hubiese detectado mucho antes con la mamografía, cuando ese tumor solo era célula o microcalcificación.
¿Cómo es el tumor maligno? Se palpa como una bola, pero no es redonda del todo porque tiene bordes irregulares. Es fijo, duro, no se mueve. El 50% de los tumores suelen aparecen en el cuadrante superior externo del seno, es decir en la parte superior próxima a la axila, de ahí que los ganglios linfáticos se agrandan en esa zona.
Síntomas 2:  inflamación de la mama
Si  el tumor está muy profundo se produce una inflamación en todo el seno o solo en  una parte,  más exactamente alrededor donde se desarrolla el tumor. En cualquier caso, la mama presenta enrojecimiento inexplicable, hinchazón, irritación de piel , picazón o erupción en el seno.  También se puede sentir hinchazón o un bulto alrededor de la clavícula o debajo del brazo.
Aunque el dolor mamario es inusual en el cáncer, salvo que se trate de cáncer muy avanzado, la glándula mamaria puede presentar ese síntoma o ponerse sensible y mostrarse repentinamente inflamada. Estas molestias pueden aparecer acompañadas o no con  hinchazón en el área del pezón, areola y axilas. Cualquier tipo de alteración en el seno, incluso sin necesidad de que haya tumor, podría ser señal de cáncer de mama.

Síntoma  3:  retracción del pezón
Si el pezón tiene protuberancias extrañas o presenta enrojecimiento o se ve escamoso, reseco y duele, podríamos estar frente a un cáncer de mama. También puede ser señal de alarma cuando el pezón se hunde o se cae sobre sí mismo, lo que puede indicar la presencia de un tumor en el centro del seno, que al comprometer los conductos lácteos estos se acortan y el pezón es jalado hacía adentro o pierde su equilibrio.
Síntoma 4: cambios en la piel
Cuando la piel del seno adquiere el efecto de piel de naranja o muestra algún otro tipo de imperfección,  desde enrojecimiento hasta manchas, arrugas y grietas, es suficiente motivo para ir a consulta.
Cierta parte de la piel puede verse con hoyuelo (algo parecido a los hoyuelos que algunas personas tienen en la cara) a medida que el tumor crece y jala los tejidos. Normalmente esto se nota cuando levantas el brazo y miras tus senos en el espejo. Es una síntoma visible más que palpable.
El síntoma 5 : secreciones por el pezón
Mientras no se está dando de  lactar,  cualquier tipo de secreción del pezón puede ser señal de cáncer de mama. Aunque estadísticamente la mayor parte de las secreciones tienen origen en enfermedades benignas o infecciosas, también es cierto que muchas de esas secreciones pueden ser cáncer, sobre todo si es sangre o de  color transparente. A veces algunas secreciones son oscuras, marrones, sanguinolentas, esas generalmente se relacionan con papilomas intraductales, que se presenta con algún tipo de dolor en la zona alrededor del pezón y la areola, y también puede hallarse un tumor alrededor del pezón y la areola.
Síntoma 6: asimetría del seno
Esto quiere decir que uno de los senos empieza a crecer  y deformarse  repentinamente, y ya no es igual a la otra mama. Ese seno afectado también puede pesar más. Por lo general estos síntomas se asocian con cáncer de mama lobular o el cáncer de mama ductal.

Comparte en Google+

About Senos Libres

Senos Libres es un informativo digital temático sobre prevención de Cáncer de Mama ideado y publicado por Dione Blas.

0 comentarios:

Publicar un comentario