Suscríbete

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

Lo último

Calcificaciones mamarias

Cáncer avanzado

Cáncer precoz

¿Por qué aparece el cáncer de seno?

Las famosas y el cáncer de seno

¿Cómo se diagnostica el cáncer de mama?



El diagnóstico del cáncer de mama pasa por varios procesos, siendo la mamografía la primera gran puerta  para descubrir si hay buenas o malas noticias.  Sin embargo, el veredicto final  está  en el   laboratorio de patología, donde se determina con total certeza  si el tumor que se encontró  es maligno o es benigno. ¡Vamos a ver cómo es esto!

¿Cómo se diagnostica el cáncer de mama?
Con la  mamografía, que  es el examen de oro reconocido universalmente. Se realiza a partir de los 40 años de edad. Todos los otros exámenes, como ultrasonido (ecografía) o resonancia magnética, son exámenes complementarios.  Es decir, no se usan como primer examen de diagnóstico. 
La mamografía detecta tumores minúsculos, cuando todavía el cáncer está en estadío inicial, cinco o hasta ocho años antes de que las células cancerosas se conviertan en bolita o tumor. La mayoría de cánceres de mama avanzan muy lento y en silencio.
En caso de tener riesgo aumentado de cáncer de mama por tener familia en primer grado con  cáncer de mama antes de la menopausia, o que tuvieron o tienen cáncer de mama bilateral (en los dos senos)  o cáncer de ovario e incluso cáncer de mama masculino, el examen de mamografía debe comenzar diez años antes de la edad en la que el familiar debutó con cáncer. Por ejemplo, si la madre fue diagnosticada con cáncer de mama a los 48 años, la hija debe iniciar la mamografía a los 38, salvo mejor parecer del médico tratante.
El 80% del cáncer de mama  es diagnosticado  en estadío avanzado, lo que dificulta el tratamiento y merma el pronóstico de vida de las pacientes
¿El autoexamen es un método de diagnóstico de cáncer de mama?
No. El autoexamen no sirve para detectar cáncer de mama temprano o precoz. No obstante, el autoexamen es un paso muy importante para descubrir bolitas que pueden ser tumores o nódulos.
Se recomienda el autoexamen a partir de los 20 años y una semana después del inicio de la menstruación. En etapa de la menopausia, que es la etapa en que la mujer ya no tiene menstruación, también es importante continuar autoexaminándose debido a que estas edades hay mayor riesgo de tener cáncer de mama. A mayor edad, mayor el riesgo.
¿La biopsia tiene la última palabra en diagnóstico de cáncer de mama?
Sí. La mamografía puede sugerir que el tumor, por sus características,  es compatible con cáncer o carcinoma, pero la biopsia es la que en realidad hace el diagnóstico preciso. Para ello se extrae la muestra del tumor ―con aguja o cirugía―  y se envía el tejido a patología  para determinar si es cáncer o no es cáncer.  Si es cáncer, se ve qué tipo de cáncer es para definir el tipo de  tratamiento.

Anahí de Cardenas: ¿Cómo es el cáncer de mama que le han diagnosticado?





La actriz peruana Anahí de Cárdenas acaba de anunciar que tiene “carcinoma infiltrante”   y  que perderá el seno derecho  como consecuencia de la mastectomía que le harán el jueves próximo. ¿Qué tipo de cáncer de mama afecta a la actriz de 36 años? Para conocer más sobre esta enfermedad, conversamos con la prestigiosa oncóloga Tatiana Vidaurre, ex directora del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas y médica oncóloga de la Clínica Tezza.

Doctora Vidaurre, ¿a qué se refiere el carcinoma infiltrante?
Al cáncer de mama en etapa ya  invasiva, es decir,  la enfermedad salió de su lugar de origen para expandirse o infiltrar  tejidos vecinos de la mama o los ganglios linfáticos. Es la etapa más agresiva del cáncer de mama.
¿Eso quiere decir que es un cáncer avanzado?
No. El cáncer de mama infiltrante es una característica patológica, no es cáncer avanzado. Es el resultado de una evaluación patológica que te dice cómo son las células y cómo está localizado el tumor en la estructura microscópica.  Es infiltrante porque el cáncer ya no está encapsulado, ha roto su barrera de origen y se ha  convertido en cáncer invasivo. El carcinoma infiltrante es un diagnóstico normal de cáncer de mama, lo que importa es el característica molecular del tumor.
¿A qué se refiere  la característica molecular del tumor?
Si el tumor tiene receptores hormonales, si tiene HER2 positivos o negativos,  o si tiene otras expresiones moleculares o genéticas.
¿Esas características  definen  el tratamiento de la paciente?
Exacto. El tratamiento va a depender del estudio de  inmunohistoquímica, que es el  que determina la característica molecular  del tumor. Si el tumor  tiene expresión  HER2 positivo o triple negativo, el cáncer es muy agresivo. Si tiene marcador Ki-67 alto,  es más agresivo. Si son receptores hormonales positivos y son puros y no tienen otros marcadores, se trata del cáncer menos agresivo. De acuerdo a estos factores  se cataloga el pronóstico del paciente.  Es un conjunto de características, tanto patológico, clínico como molecular,  que hace que un paciente tenga un mejor o un peor pronóstico. Actualmente hay cánceres incluso en estadíos muy avanzados que son manejables, controlables; no avanzan tan rápido porque son sensibles al tratamiento.  Pero también hay cánceres que se diagnostican en forma muy temprana, pero son muy agresivos, progresan muy rápido. Cada cáncer tiene un diagnóstico personalizado para cada paciente.
El carcinoma infilrante no es otra cosa que el cáncer de mama propiamente dicho. Más del 80% de mujeres tiene este tipo de cáncer, el cual se desarrolla en los conductos del seno o en los lobulillos, desde donde sale para infiltrar o invadir los tejidos sanos de la mama o afectar otras zonas del cuerpo causando metástasis
¿En qué casos es necesaria  la mastectomía?
La mastectomía no depende de si el  cáncer de mama es invasivo o infiltrante. Basta que el cáncer diga infiltrante o invasivo para catalogarlo como maligno. El que diga infiltrante no tiene que ver con la extensión del tumor. El tumor generalmente operable, sin mastectomía, son los tumores no palpables porque solo requiere cirugía conservadora,  y los que requieren mastectomía total son los tumores más grandes. Pero si no se quiere hacer la mastectomía mutilante, lo que se hace es primero ponerle quimioterapia para tratar de reducir el tumor y si se logra reducir el tamaño que permita hacer cirugía conservadora, ahí no hay necesidad de hacer mastectomía, pero eso depende exclusivamente de la evaluación clínica. El cirujano tiene que evaluar los parámetros quirúrgicos para ver si cumple con criterios técnicos para que puedan conservar la mama o no. (Dione Blas).



Cáncer de mama: ¿Cuáles son los factores de riesgo?



Se desconoce las causas del cáncer de mama, pero sí se sabe de algunos factores de riesgo que podrían inducir a la aparición de esta enfermedad, entre ellos algunos factores genéticos y otros causados por agentes externos, como los que mencionaremos en esta nota:
Consumo de alcohol:  La Sociedad Americana Contra el Cáncer considera que el consumo de bebidas alcohólicas aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de mama.  Aquellas mujeres que toman 1 trago al día tienen entre 7% y 10% más probabilidad de adquirir esta enfermedad, mientras que las que ingieren 2 o 3 al día elevan el riesgo en un 20%.
Tener sobrepeso:   Según MedlinePlus —el portal de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos—, estar por encima de tu peso ideal es un factor de riesgo del cáncer de mama. El peligro es mayor  sobre todo después de la menopausia. Al pasar esta etapa, la producción de estrógeno proviene del tejido adiposo (grasa), por lo que el sobrepeso genera un aumento hormonal dañino para la salud.
A pesar de los factores biológicos y externos, el cáncer de mama se puede prevenir y curar si se detecta en una etapa temprana. Solo debes realizarte chequeos médicos y autoexámenes de mama cada cierto tiempo para descartar la enfermedad
Inicio temprano de la menstruación: Las mujeres que menstrúan a temprana edad (incluso antes de los 12 años) presentan un ligero incremento del riesgo de sufrir este cáncer. Y eso ocurre porque están expuestas un tiempo más prolongado al estrógeno y la progesterona, dos hormonas implicadas en el desarrollo y estimulo del cáncer de seno.
Tener mamas densas: Los senos están compuestos por tejido adiposo, fibroso y glandular. Cuando hay mayor densidad de estos dos últimos,  existe un riesgo mayor a sufrir cáncer de mama. La Sociedad Americana Contra el Cáncer asegura, además, que esto también impide la detección de la enfermedad al realizarse mamografías.
No haber tenido hijos:  La Asociación Española Contra el Cáncer informa que las mujeres que nunca han procreado hijos tienen doble riesgo de padecer esta enfermedad.   La edad de embarazo también tiene cierta incidencia; es decir, si concibes a una edad superior a los 35 años, estás más expuesta al cáncer de mama que una madre de 26 o 27 años.  (Fuente: Pacífico)

¿Sabes cuál es el cáncer de mama más común?



No se sabe con exactitud las causas del cáncer de mama, pero se habla de los factores de riesgo que contribuirán a su desarrollo. No obstante, la ciencia clasifica el cáncer de mama en tres categorías: esporádica,  genética y familiar. ¿Cómo es cada uno de esos cánceres? Descubre en esta nota e identifica tu riesgo.
Cáncer de mama esporádico
Se llama así al cáncer de mama que aparece sin que tengas antecedentes familiares de cáncer. No se conoce la causa, pero pueden haber múltiples factores en su aparición, como  mutaciones somáticas,  probablemente accidentales o casuales. Todas las mujeres están expuestas a este tipo de cáncer, pero no todas serán vulnerables a la enfermedad si cuidan o evitan los factores de riesgo que contribuyen al desarrollo de la neoplasia.
Este  tipo de cáncer es común entre los 40 a 50 años en adelante, a medida que la mujer envejece más. El 85 por ciento de las pacientes con cáncer de mama tiene cáncer esporádico y suele  suele ser el primer caso de cáncer en la familia.
Cáncer de mama hereditario o genético
La incidencia de este cáncer es bajo, representa apenas el 5 por ciento de todos los casos de cáncer de mama. Este tipo de cáncer se da por  mutaciones en los genes, como  BRCA1 y BRCA2,  y  suele aparecer a edades muy tempranas (menor o igual a 40 años), y se asocia a antecedentes familiares muy importantes en por lo menos tres generaciones de la familia: abuelas, madres, hijas y otros familiares en primer o segundo grado.
Si una mujer presenta cáncer de mama a los 26 años o a los 35, se debe sospecha que su cáncer podría ser de tipo  hereditario, y se debe averiguar qué otros familiares tuvieron algún otro tipo de cáncer.
Cáncer de mama familiar o con antecedentes familiares
Se considera cáncer de mama familiar cuando en la familia y en distintas generaciones hay diversos tipos de cáncer, no solo de seno. Este tipo de cáncer representa el 10 por ciento y son considerados multigénicos,  es decir,  hay  antecedentes familiares de distintos cánceres. A pesar de ello, no se sabe con exactitud si  realmente hay influencia  familiar de cáncer,  si es fruto del azar, si hay  susceptibilidad genética,  o hay presencia de múltiples factores, entre ellos factores ambientales (biológicos, químicos y físicos).
Los  posibles factores ambientales  se asocia con el tipo de trabajo que realiza la mujer (manipula o trabaja en un ambiente con productos químicos y tóxicos),  no duerme de noche por razones laborales (se modifica su reloj biológico),  vive en ciudades contaminadas,  cena justo antes de dormir,  duerme con la luz encendida, exposición a radiaciones,  etc.


Las axilas a veces se convierten en el primer punto donde se inicia el cáncer de seno



El tejido glandular mamario se extiende hasta las axilas, pero también están conectados a través de los ganglios que se localizan en la zona axilar. Por ello muy importante que cuando te hagas  el autoexamen también  palpes tus axilas buscando si hay  nódulos o bolitas.
La doctora María Laura Ramos, oncóloga del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas, explica la razón por la que la axila también debe incluirse en el despistaje de cáncer de seno.
Doctora, ¿por qué  hay que examinarse las axilas?
Porque el cáncer de mama suele ir primero a la axila, dependiendo del tipo de cáncer. A veces hay cánceres de tipo oculto, que todavía no lo palpas en la mama pero  están comprometiendo los ganglios de la axila. Cuando palpo la axila voy a sentir un nodulito, voy a sentir una bolita chiquita, y eso podría orientarme a que estoy teniendo ganglios que se están inflamando o que se están enfermando.
¿Qué tipo de cáncer se manifiesta primero por la axila?
Dentro del cáncer de mama nosotros tenemos diversos genotipos, hay algunos que son el triple negativoHER2, que suelen tener un compromiso sistémico, es decir, les gusta viajar y dar metástasis, no necesariamente en la axila.  Los canceres luminales,  que son el tipo de cáncer que suele estar en la mama y si va a algún lugar va primero a la axila. No hay un cáncer que tenga preferencia por empezar con compromiso axilar,  cualquiera de los cuatro tipos de cáncer puede dar compromiso de axila, pero el comportamiento usual es que los luminales pueden darme más metástasis axilar y los HER2 triple negativos más  metástasis sistémica (en todo el cuerpo). Por eso  es que en estos tipos específicos  de cáncer lo ideal es iniciar el tratamiento con quimioterapia cuando el tumor ha superado los dos centímetros.

El cáncer de próstata también se asocia con cáncer de mama hereditario y viceversa




El cáncer de mama, en su mayoría, tiene origen esporádico, es decir, no se conoce la causa exacta. Sin embargo, hay un tipo de cáncer de mama que es hereditario debido a la presencia de una mutación genética conocida como BRCA (de las iniciales en inglés de Breast Cancer). Esta mutación también se encuentra en el cáncer de próstata y cáncer de ovario, por ello el riesgo de tener cáncer tanto en las  mujeres como en los  varones de la familia es alto.
Para mayor información y detalles sobre el tema conversamos con la doctora María Laura Ramos, médica oncóloga del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas, quien nos reveló puntos importantes que debemos tomar en cuenta.
Doctora, ¿cuándo hablamos de cáncer de mama hereditario?
El cáncer de mama hereditario  es aquel que está asociado al algún componente genético. Para saberlo se hacen pruebas genéticas para determinar si existe mutación de uno o más de los genes implicados y que se han estudiado hasta ahora. La forma clínica en que podemos sospechar es cuando existen antecedentes familiares. Si los pacientes vienen con una carga genética, por ejemplo mamá, papá,  tía, primos, abuelos,  hermanos con cáncer, nosotros vamos a sacar nuestra línea de que en esta familia  puede existir un componente genético. Se solicitan pruebas para poder confirmarlo.
¿En qué grado familiar o consanguíneo existe el riesgo de cáncer de mama hereditario?
Primer y segundo grado son los que están más asociados, y los que nos permite tener mayor sospecha.
El gen implicado en el cáncer de mama es el BRCA. ¿Es el único o hay otros que también pueden inducir al cáncer de mama  hereditario?
El  gen BRCA1 y el BRCA 2 son los más estudiados y son más conocidos, pero existen varios. El BRCA1 está asociado a mama y el BRCA2 está más asociado a ovario.
¿En qué porcentaje el cáncer de mama es hereditario?
En 40 por ciento de los casos hay mutación genética, sobre todo se ve en pacientes jóvenes. Pacientes menores de 40 años que llegan con cáncer de mama hay que sospechar de una mutación genética porque hay mayor probabilidad de que el componente sea genético por haber desarrollado un cáncer a edad tan joven.
¿Tener a una familiar con cáncer de próstata aumenta el riesgo de cáncer de mama en la mujer?
Sí, porque el cáncer de próstata también puede tener relación con los genes BRCA. En los  varones puede manifestarse como cáncer de mama, pero de todos los cánceres de mama solo el 1 por ciento afecta a los varones, y mayor porcentaje puede afectar a próstata.
¿Y lo mismo un varón puede tener cáncer de próstata o de mama si su familia consanguínea femenina ha tenido cáncer de mama?
Efectivamente. Si  en la rama femenina de su familia hay portadoras de BRCA 2, hay mayor riesgo de tener cáncer de próstata.
¿Este riesgo es solamente por el BRCA o hay un factor hormonal también?
Los genes BRCA1 están asociados con un tipo de cáncer que se llama triple negativo y los genes BRCA2, que también son triple negativo, está asociado con un tipo de cáncer llamado luminal, que también depende de hormonas. Esos cánceres  son hormonodependientes, no están asociados con el BRCA2.  Ahora, ¿cuándo es más probable que haya componente genético? Lo que estábamos diciendo, si los parientes consanguíneos por parte materna o paterna han tenido cáncer a edad temprana, menores de 50 años. Ahí hay que sospecharlo. También si hay antecedentes  fuertes de cáncer de mama y ovario en el mismo lado de la familia, sea paterno o materno, podemos sospechar que de ahí está viniendo. Y no solo cuando hay en la familia cáncer de mama, sino también de próstata, de páncreas, de útero, de colon, de tiroides  o de algunos sarcomas que también se están asociando a algunos componente genéticos. Si hay bilateralidad, si el cáncer ha sido en mama derecha e izquierda, por ahí puede haber también algo genético. Y los que tienen ascendencia judía también, porque en  esta parte de Europa del este había prevalencia de estos genes, y en la población afroamericana, si son menores de 35 años y están desarrollando cáncer, también pueden tener el componente genético.
¿Por qué es relevante que un familiar haya tenido cáncer de mama antes de los 50 años?
Porque los pacientes jóvenes que desarrollan cáncer está probablemente ligados a un componente genético. El cáncer de mama es más frecuente a partir de los 50 años, pero si tengo un cáncer de mama a los 30 esto no es normal. Entonces probablemente está ligado a una carga genética o a alguna mutación que yo tengo.
El cáncer hereditario significa tener dos o más  parientes con cáncer en el mismo lado de la familia, paterna o materna,  especialmente si han sido diagnosticados a edades tempranas
Doctora, ¿qué se hace si hay mutación o carga  genética?
Hoy en día hay opciones. Están las cirugías reductoras de riesgo. Por ejemplo, si a mí me detecta mutaciones BRCA1 y BRCA2 me van a proponer hacerme la mastectomía bilateral y la ooforectomía. Es decir, sacamos las dos mamas y  sacamos os ovarios. La mama se puede reconstruir  inmediatamente, y si es cirugía profiláctica podemos valorar la conservación de la areola y el pezón. Si la paciente es joven, no ha tenido hijos, no quiere hacerse la mastectomía bilateral y quiere todavía reservar ovarios,  también tenemos opciones. En ese caso tendría que tener controles más frecuentes con el médico, concientizarle bien de cuáles son los riesgos que hay para que la paciente tenga mayor cuidado a la hora de explorarse y de visitar más frecuentemente al médico, y realizarse exámenes como la resonancia magnética de mamas, que se  aplica en estos casos de forma periódica.
¿El retiro profiláctico de los senos y de los ovarios garantiza que esa paciente no va tener cáncer de seno o de ovario?
Reduce el riesgo porque ya no voy a tener ovarios para desarrollar el cáncer de mama, tampoco voy a tener tejido mamario, pero no es que me anula que no voy a tener cáncer al cien por ciento, pero si en un 90 por ciento.
¡Ah, la posibilidad de tener cáncer sigue latente aún después de las cirugías!
Sí. Es imposible decir hago esto y el cáncer no va a aparecer. No hay forma de que yo garantice que en algún momento va a mutar una célula de mi cuerpo y va continuar esta replicación anormal. Puede aparecerme el cáncer en otro lado del cuerpo, pero lo frecuente es que estos genes están asociados a mama y ovario,  entonces el riesgo de cáncer  se reduce al no tener tejido mamario y ovarios.
Es decir, es menos posible tener cáncer de mama y de ovarios, pero si en otras zonas del cuerpo.
Exacto. Puedo tener cáncer tal vez en el endometrio, en la tiroides, cáncer gástrico.
Finalmente, ¿quisiera destacar algo?
Básicamente recalcar si los familiares han tenido cáncer, si este cáncer ha sido a edades tempranas, menores de 50, tengo que prestar más atención e indagar un poco más preguntando por los abuelos, por los tíos, y saber  cuál es la historia de mi familia. Y si en la historia de mi familia existe riesgo, debo  ir  a un especialista y manifestar que hay esos antecedentes, esa carga genética, y probablemente voy a necesitar que se me haga mayores estudios para prevenir un cáncer que podría estar relacionado a mi genética. (Por Dione Blas).