Bolita dura en la axila podría ser cáncer de mama


Un tumor o  bolita crece rápido en la axila, que es dura y no duele debe ser evaluado de manera urgente por el médico de la especialidad de mastología para descartar que no sea cáncer de mama.


 En las axilas suelen aparecer tumores o bolitas que causan alarma debido a que podría tratarse de cáncer de mama. ¿Por qué cáncer de mama si el tumor está en la axila? Porque una de las vías de escape del cáncer de seno es el ganglio linfático de la axila. Cuando algunas  células malignas salen del tumor migran hacía el ganglio de la axila por estar más cerca a la mama. Esas células ingresan al ganglio para seguir su camino hacía el resto del cuerpo, pero  el ganglio lucha contra el intruso tratando de combatirlo y en ese afán se inflama. Es decir,  ganglio aumenta de tamaño. Un ganglio en estado normal mide de medio centímetro a un centimetro, pero cuando hay algún agente extraño su tamaño aumenta.

Pero la infamación del ganglio axilar no solo se debe al cáncer, también puede ser por el  ataque de virus o bacterias que producen las enfermedades infecciosas, como las afecciones  respiratorias o la infección de alguna pieza dental, incluso el arañazo de un gato en el brazo.

¿Cómo es la axila inflamada por cáncer de mama?                       
El médico cirujano Alejandro Villanueva dice que  “los ganglios que podrían ser malignos son los ganglios duros, que no duelen y están bien adheridos al tejido axilar. Aparece y crece, y suele ser grande. En cambio los ganglios que podrían tener características benignas se inflaman, se pueden enrojecer,  duelen, tienen consistencia blanda o suavecita, y son móviles”.
 Por su lado, el oncólogo Josías Juantá Crespo añade que “lo que debe preocuparnos son los ganglios que aparece sin causa aparente, que son redondos, que no se mueven porque están adheridos en el tejido profundo de la axila, y que en el tiempo crecen rápidamente y no vuelven a su estado normal”.

¿Qué otros nódulos aparecen en las axilas?
Los más conocidos son forúnculos y lipomas, es decir, bolitas de grasa. Los forúnculos se asocian con la infección del folículo piloso, muchas veces provocado por rasuradores o por algún vello encarnado. También puede ocurrir cuando la glándula sudorípara se taponea haciendo que se reproduzcan gérmenes que causan la forunculosis.
La forunculosis aparece como una bolita dura, se enrojece, tiene una boquita por donde se ve el  absceso y sale pus. Aunque pueda ser tentador explotar el forúnculo como si fuera una espinilla de la cara, nunca lo hagas ya que puede favorecer la expansión de la inflamación a zonas circundantes al presionar bajo la piel. Si el forúnculo bajo la axila es muy grande o no desaparece después de una o dos semanas deberías acudir al médico para que lo trate adecuadamente

Comparte en Google+

About Senos Libres

Senos Libres es un informativo digital sobre prevención de Cáncer de Mama publicado por la periodista Dione Blas.

0 comentarios:

Publicar un comentario