Entérate cómo los médicos pronostican el tiempo de vida de un paciente con cáncer



Junto con el diagnóstico de la enfermedad, el final de la vida de un paciente es el momento más crítico, sobre todo cuando el médico pronostica el tiempo de vida que le queda. ¿Cómo los médicos predicen el plazo de muerte de un paciente con cáncer? Descubre todos los detalles en la siguiente entrevista.


“A tu paciente le quedan seis meses de vida”. ¡Cuántas veces no han escucha decir esto! ¡Y cuántas veces esos cálculos han fallado!  Es muy frecuente que estos pronósticos médicos ocurran sobre todo en el mundo de la oncología, donde algunos enfermos con cáncer parecen tener expectativas de vida limitadas. ¿Cómo saben los médicos cuánto tiempo de vida le queda a un paciente? Y, claro, ¿por qué los pacientes “condenados a muerte” viven mucho tiempo más de lo que el médico dijo?  La doctora Tatiana Vidaurre Rojas, una de las más prestigiosas oncólogas clínicas del Perú, nos permite abordar este tema sobre el que todos nos preguntamos alguna vez.
Doctora, ¿cómo los médicos predicen el tiempo de vida que le queda a un paciente con cáncer?
La esperanza de  vida se basa en el análisis  clínico del paciente  y sus condiciones de fragilidad. Generalmente analizamos los estudios clínicos y por modelos estadísticos se obtiene un promedio de sobrevida global con ciertas características clínicas y de tratamiento. Sin embargo, esas son probabilidades estadísticas. La probabilidad de que un médico acierte depende más de un tema clínico que estadístico porque cada paciente se comporta de una manera particular y no como un análisis poblacional.
¿Pesa más el análisis clínico o la fragilidad del paciente?
El concepto de fragilidad está siendo más reconocido como uno de los conceptos más importantes en el cuidado de la salud y en los resultados que queremos ofrecer a los pacientes, en particular en los pacientes con cáncer. De acuerdo a su condición clínica se tiene  que ver si lo vas a someter a una cirugía, a una quimioterapia o una radioterapia. En realidad este concepto de fragilidad es todo un reto, se está estudiando, es muy complejo, tiene muchas dimensiones que evaluar porque es un concepto ondulante debido a que  el paciente puede estar bien, se puede poner mal, se puede aliviar. ¿Cuál es la importancia de que se haga una evaluación integral de la condición de fragilidad que tiene el paciente con cáncer? Va implicar si incluso vale la pena tratar con cirugía oncológica, con medicina oncológica, con  radioterapia. No solamente es para decir cuánto tiempo va a vivir, sino se tiene que hacer un análisis integral de acuerdo a su condición clínica; si tiene el paciente capacidad de hacer su vida normal, si tiene otras enfermedades juntas –se llama comorbilidad–, incluso se tiene que evaluar su entorno social, si tiene un cuidador o tiene gente a su alrededor que va estar ayudándole.
¿Entonces no hay un examen o una prueba científica que diga “este paciente va a vivir tres meses, seis meses o un año”?
Todo lo que te he explicado es científico. Todo el criterio es científico. Se ha demostrado que todos esos factores clínicos –análisis, estudios– tienen evidencia científica. Analizando todos esos datos que hay del paciente, el doctor puede predecir la esperanza de vida de menos de tres meses, más de tres meses, más de un año. Pero no es un número matemático que se va cumplir tal cual.

¿No es contraproducente para la imagen y confiabilidad del médico decir a los familiares que a su paciente, por ejemplo,   le quedan tres meses de vida y el paciente vive mucho más tiempo del que le dijeron?
Creo que eso no es el tema porque es importante tener conversación con el paciente y la familia; es importante decirle cuáles son los riesgos, sobre todo a los pacientes  en los que no se puede revertir la situación. En realidad no vamos a poder predecir una fecha exacta, pero se puede predecir que no se va a poder hacer mucho por el paciente, que su posibilidad de complicación es muy alta y puede ocurrir un evento súbito en una intervención terapéutica. Esa conversación y la forma cómo lo conversas es la más importante porque se trata de decir buenas o malas noticias. Si son buenas noticias ahí no hay problema, pero para dar la mala noticia hay todo un protocolo comunicacional. Yo pienso que esa es una debilidad en la formación médica:  la forma cómo enfrentas la mala noticia con el paciente y su familia.  Eso depende de cómo es el entrenamiento de cada médico o de cada personal de salud. No es cuestión de decir al paciente te vas a morir en tal fecha, sino cómo abordas el plan, de cómo sería lo que sigue después. Es cierto, si tú le das una fecha y fallas, la gente va a pensar mal.
¿Los marcadores tumorales pronostican la esperanza de vida  del paciente con cáncer?
Por supuesto. Si ves que el marcador tumoral aumenta progresivamente, incluso la velocidad del incremento, dependiendo cuán rápido es,  puedes asumir que ese tumor está creciendo muy rápido.
Para que el gran público lo entienda. ¿Qué son los marcadores tumorales, doctora?
Son sustancias orgánicas, bioquímicas, proteínas. Son expresores moleculares de la célula del organismo que se miden mediante pruebas que pueden ser de sangre e incluso ahora tenemos marcadores moleculares. La función del marcador tumoral es un factor pronóstico o predictivo. O sea,  te permite tomar decisiones en base a lo que podría pasar con un paciente con ese tipo de resultados. Te dice qué es lo que tienes que hacer con ese paciente.
¿Qué podría decir a los pacientes o a los familiares de los pacientes a los que se le ha dado un tiempo de vida?
Es necesario conversar con el paciente para saber qué es lo que quiere para su vida. En principio, si hay una oportunidad terapéutica, una oportunidad de lograr algún resultado con el tratamiento oncológico, el paciente debe ser sometido a los procedimientos, salvo que el paciente no quiera. Si acepta recibir el tratamiento debe tener un cuidador, alguien que esté con él, que lo acompañe física y emocionalmente junto con el personal médico alrededor.  Todo eso va junto. Y si tiene esos espacios,  el paciente por su propios mecanismos físico y personales, trata de vencer esos momentos que tiene que afrontar, y lo logra.
Desde el punto de vista médico, ¿qué es un paciente desahuciado?
Un paciente al  que no se le  puede ofrecer  alternativas válidamente científicas para revertir el proceso de la enfermedad y que ya no se puede generar intervenciones recuperativas. Solamente las intervenciones son para el cuidado paliativo, o sea,  para que los síntomas que tenga no sean tan difíciles de afrontar; para que no haya mucho dolor, muchas sensaciones de falta de aire. Son momentos críticos donde incluso la familia es la que muchas veces más se afecta. Así como la crisis del diagnóstico, el final de la enfermedad también  es un  momento difícil  para el paciente y la familia, y ahí las intervenciones de psicooncología son  fundamentales.

Comparte en Google+

About Senos Libres

Senos Libres es un informativo digital temático sobre prevención de Cáncer de Mama ideado y publicado por Dione Blas.

0 comentarios:

Publicar un comentario