Cómo afrontar el diagnóstico de cáncer de mama


Miedo, angustia, incertidumbre… tantas emociones juntas frente al diagnóstico de cáncer de mama. ¿Qué hacer frente a esta noticia? Entérate en esta nota.

“Hoy me dieron el resultado de la mamografía y el médico me ha dicho que hay la posibilidad de que sea cáncer. Realmente estoy devastada, muy acongojada, no sé qué va ser de mi vida, me da mucho miedo de solo pensar que podría tener cáncer”.
Afrontar un diagnóstico o presunto diagnóstico de cáncer  no es fácil para nadie. La sola posibilidad de tener la enfermedad asusta, pero ¿por qué genera tanto miedo si el cáncer es una enfermedad crónica como cualquier otra enfermedad crónica?  La doctora Daniela Vargas Jochamowitz, especialista en psicología oncológica, nos ayuda a entender esos temores y a encarar la enfermedad de la mejor manera.

Doctora, ¿hay una manera adecuada de afrontar el diagnóstico o el  presunto diagnóstico de cáncer de mama?
No hay una manera exacta de hacerlo ya que todas las personas somos distintas y ante el mismo evento podemos reaccionar de distintas maneras. Sería súper raro que no existieran emociones, y está bien que existan  porque permite que uno se adapte a la situación por la que está pasando. Es adecuado que existan estas emociones, pero no por ello significa que tenga depresión, como todo el mundo piensa, o se tire al abandono. Es básico que la persona siga las indicaciones del médico, que se haga todos los exámenes y continúe con el tratamiento o con lo que venga.
Creo que la mayoría de personas se asustan con el cáncer porque creen que es el pasaje a la muerte. 
Eso pasa porque todavía  hay  gente que muere  de cáncer, pero eso ocurre porque la mayoría de personas llegan al doctor con cáncer en estadío avanzado. El cáncer de mama no es sinónimo de muerte, es un cáncer que se puede controlar fácilmente, pero para lograr esto hay que ir al médico y hacerse los chequeos que corresponden.  Muchas veces uno se siente un bultito en el seno y dicen  “va a pasar, esperaré o me pongo cualquier otra cosa” en vez de ir rápido al médico.  Entonces una detección oportuna también favorece que haya una curación. Pero es natural que piensen en la muerte, eso todos los van a pensar por más que uno se empeñe en decir que no es así;  ese pensamiento va a pasar por el cabeza, pero, a medida que avanzan los tratamientos van a  ver que la muerte no está tan cercana. El continuar con la vida, haciendo las actividades que uno solía hacer, ayuda al paciente a ver que sí se puede vivir con esa enfermedad, que no es como uno se lo imaginó.
El vía crucis del diagnóstico de cáncer empieza con el resultado que da la mamografía y a partir de ahí tiene que pasar por una serie de exámenes antes de ser  operada, y en ese tiempo vive emocionalmente la peor etapa de su vida. ¿Cómo afecta esto su salud?
Bien dicen que la espera desespera, uno quisiera que todo pase rápido, sin embargo ese tiempo de espera sirve para procesar lo que está pasando. Cuando todo es muy rápido no hay ni tiempo para pensar, y luego de la operación, que es la etapa para la recuperación y donde no hay que hacer mucho esfuerzo, aparece un conjunto de emociones como un tsunami. En cambio el tiempo de espera permite que aparezcan los recursos de afrontamiento o apoyo familiar o de amigos, lo que va permitir al paciente a llevar bien todo esto. Si bien es cierto que esa situación es estresante –puede producir que el paciente no duerma bien o que disminuya bastante el apetito, tendencia al llanto–, no es depresión, es una reacción propia ante lo que está viviendo,  que no es cualquier cosa. No es muerte, pero tampoco es un resfrío. Estas manifestaciones conductuales favorece un montón para  los recursos que hay a la mano: el apoyo de la familia, de los amigos, la religión, un psicólogo, otras opiniones.
¿Ayuda la fe a superar las situaciones difíciles?
A las personas creyentes les ayuda un  montón.  Rezar, ir a la iglesia o compartir con comunidades religiosa, etcétera, es una gran fortaleza.  Y la creencia no solo es creer en Dios o en Jesús, puede creer en lo que escoja creer. Inclusive hay personas que no son cercanas a la religión y  a raíz de esta experiencia se acercan y sienten paz, sienten tranquilidad, confianza. Es muy poderoso y saludable. Todo lo que uno crea, que no esté contraindicado con lo que dice el doctor, es saludable.
¿Cómo valora o ve el hecho de que algunas mujeres con diagnóstico de cáncer no quieran seguir el tratamiento?
Eso se debe a una mala información o por mucho temor. En esos casos es súper importante, imprescindible, el tratamiento psicológico. Hay pacientes que piensan que si reciben la quimioterapia no van a poder hacer nada, que va estar en cama todo el día, y las cosas no son así.  La vida continúa.
¿Algo que quiera puntualizar, doctora?
Es bueno preguntar todas las dudas al médico. Si bien el médico debe dar información, no todos los médicos lo hacen. Es importante hacer una lista de preguntas, dudas o comentarios, y en el momento de la consulta preguntar. Es también responsabilidad del paciente obtener información. Y si no se siente en capacidad, puede pedir ayuda de un amigo o familiar. También es importante seguir las indicaciones médicas y si uno quiere hacer otras cosas dentro de la medicina alternativa, debe  hacerlo siempre y cuando no haya contraindicaciones con el tratamiento convencional. Cuando uno cree en algo es importante seguir en el. Ese poder es importante, es grande. Creo también que ayuda mucho el acompañamiento psicológico y el acompañamiento de la familia y de los amigos. Es importante mencionar esto porque hay muchas personas que quieren pasar este proceso solas, y pasarla acompañado es muy nutritivo.




Comparte en Google+

About Senos Libres

Senos Libres es un informativo digital temático sobre prevención de Cáncer de Mama ideado y publicado por Dione Blas.

0 comentarios:

Publicar un comentario