¡Cuidado! Algunas microcalcificaciones mamarias son cáncer in situ


Las microcalcificaciones no son tumores palpables. Son pequeños puntitos, como partículas de azúcar blanca, que se desarrollan en los senos sin dar síntomas. Si no te haces la mamografía, nunca sabrás si tienes microcalcificaciones ya que es el único examen que puede detectarlos.


Microcalcificación sospechosa de cáncer.
Las microcalcificaciones son lesiones no palpables que se encuentra en la mama, y pueden desarrollarse a cualquier edad. Según el ginecomastólogo William Woolcott Crispin, jefe de la Unidad de Cáncer de Mama del Hospital Nacional Hipólito Unuanue de Lima,  existen microcalcificaciones que son cancerígenas dependiendo de la forma, tamaño, número, distribución y variedad de las microcalcificaciones. Entérate de los detalles en esta entrevista.

Doctor, existen  calcificaciones y  microcalcificaciones. ¿Cómo diferenciamos una cosa de la otra?
La microcalcificación es menor de un milímetro, en cambio las calcificaciones son mayores de un milímetro. La diferencia es por el tamaño. La calcificación puede ser  de un milímetro,  de dos milímetros, de cuatro, de un centímetro,  de dos centímetros. En cambio las micro son todas menores de un milímetro.
¿Las microcalcificaciones  se vuelven calcificaciones a lo largo del tiempo, o son cosas distintas?
Es totalmente diferente. Una no se vuelve la otra.  Las microcalcificaciones no evolucionan a  calcificaciones.
Las  microcalcificaciones se asocian con cáncer de mama. ¿Qué características tienen las microcalcificaciones sospechosa de cáncer?
Para que sea sospechosa, primero la microcalcificación tiene que ser agrupada y haber más de cinco. Si nosotros encontramos microcalcificaciones una por acá, otra por allá, es decir, que están dispersas, esas casi no tienen importancia. Para que tenga importancia tienen que estar agrupadas más de cinco, diez, veinte, cien. Pero tiene que ser más de cinco. Si son solo dos o tres, no es sospechosa.
¿Qué se hace cuando hay más de cinco microcalcificaciones agrupadas?
Hay dos variedades de microcalcificaciones. Una tiene que ver con cáncer de mama y hay  otra que no tiene que ver con cáncer de mama, pero también son microcalcificaciones. Entonces, la diferencia es que la microcalcificación que es benigna, que no tiene nada que ver con el cáncer de mama, son homogéneas, redonditas. En cambio la microcalcificación que es sospechosa de cáncer son como vidrios esmerilados, como piedra chancada que no tiene forma. Unas son triangulares, otras son como un cuadrado, otras son redondas, otras son como un asterisco, como una coma. Todas las microcalcificaciones sospechosas de cáncer no se parecen una con la otra. Todas son de diferente forma.

¿Entonces  por la forma de las microcalcificaciones se puede determinar si  es sospechosa de cáncer o no?
Cuando nosotros pedimos una mamografía y encontramos microcalcificaciones, a  veces no la podemos distinguir muy bien porque son muy pequeñas, entonces pedimos otra mamografía que se llama magnificada. De aumento. Con eso podemos verificar si es sospechosa de cáncer o no. Si vemos que las microcalficaciones son deformes, hay que hacerle biopsia,  y cuando son redonditas, que parecen benignas nada más, hay que hacerle seguimiento cada seis meses por dos años.
¿Un seguimiento mamográfico?
Sí. Un seguimiento cada seis meses por dos años y su control de mamas y examen clínico.
¿La mamografía es el único examen que diagnostica microcalcificaciones?
Claro. En todo el mundo es el único que nos puede decir sobre microcalficifaciones. La mamografía es el examen más certero para microcalcificaciones.
Usted nos ha hablado de hacer biopsia a las microcalcificaciones sospechosas de malignidad. ¿Esta biopsia es la misma que se hace a un tumor,  o es distinta?

La microcalcificación no tiene tumor y como no es tumor no se palpa en el seno. Solamente la mamografía lo detecta. En esos casos se usa un arpón, que es como una guía, como un alfiler que se clava en el seno y una vez que el arpón está clavado en el seno, uno va a la sala de operación y saca el arpón con su punta y ahí se van las microcalcificaciones. Es una forma de sacarlo. Otra forma es con aguja por aspiración que tienen unos mamógrafos. Estos apuntan a la microcalcificación y todo ese trozo se va sacando en tubitos.
¿Estos procedimientos lo hacen con sedación o solo anestesia local?
Se pone anestesia local cuando la biopsia se hace con el mismo mamógrafo, pero cuando se utiliza el arpón generalmente se usa sedación más anestesia local. Con la sedación la paciente se duerme y se le pone un poco más de anestesia local para sacar la microcalcificación.
¿Qué pasa si esa microcalcificación da positivo para cáncer de mama?
Si la microcalcificación salió cáncer hay que ver si se sacó el total de microcalcificación o de repente no se sacó todo, entonces hay que hacer una segunda reintervención en esa zona porque la microcalcificación generalmente se asocia solo a cáncer in situ. No es ese cáncer que requiere quimioterapia. El cáncer in situ es un cáncer que lo retiras y el paciente está prácticamente curado en un noventa y ocho por ciento. No recibe quimioterapia ni nada.
¿Ni siquiera pastillas?
Puede recibir tratamiento con tamoxifeno, anastrozol y radioterapia también, pero no recibe quimioterapia.
¿El cáncer in situ es el cáncer menos agresivo, verdad?
Claro. No es como el cáncer infiltrante que es agresivo y que normalmente conocemos. Gracias a la mamografía que detecta la microcalcificación,  uno puede hacer algo antes de que se formen tumores.
¿Las microcalcificaciones aparecen a cualquier edad o hay prevalencia en ciertas etapas de la vida?
Ahora se está viendo personas cada vez más jóvenes, de 26 años, de 30 años, de 40 años, que tienen microcalcificaciones. En países más adelantados se detecta mucho cáncer de mama in situ porque la gente tiene la costumbre de ir al médico; se hacen su mamografía cada año, y eso permite detectarlo a tiempo. En el Perú ese tipo de cáncer no se detecta mucho porque la gente va al médico recién cuanto tiene tumor y eso ya es diferente.
Doctor, hay microcalcificaciones lineales.  ¿A qué se refiere y cuál es su peligrosidad?
Hay una microcalcificación que parece asta de venado y esas se hacen lineales, y esas microcalcificaciones son todavía más peligrosas. Son más sospechosas de cáncer porque los conductos de la mama son como el asta del venado, y esas células que crecen dentro de los conductos se van muriendo y van formando como si fuera unos taquitos de calcificación, justo se dibuja como si fuera asta de venado. Entonces,  cuando uno encuentra microclacificación en asta de venado,  la posibilidad de  cáncer de mama es muy alta, más alta que las microcalcificaciones puntiformes.
¿Solo hay estos dos tipos de microcalcifaciones, las puntiformes y las lineales?
No hay otras.  Las redonditas que no tienen que ver con cáncer, las pleomórficas, deformes y las de asta de venado.
¿Y por qué se desarrollan las microcalcificaciones? ¿Hay una causa, una razón?
Hay una enfermedad que se llama adenosis esclerosante de la mama, esa tiene microcalcificaciones deformes, le hacemos una biopsia y sale que no es cáncer. Es adenosis esclerosante. A veces sacamos la biopsia y son partículas de leche. Hay un sector que no es de cáncer de mama. Pero hay otro sector que sí tiene que ver con cáncer de mama, y es porque la célula cancerosa crece desproporcionadamente y requiere bastante alimento, bastante oxígeno. Y como todas las células están agrupadas y todas quieren comer, todas quieren oxígeno, todas quieren más alimento, entre ellas mismas se van dañando y  cuando se mueren hacen una necrosis que se llama calcificación. Entonces es como el rastro, como el cadáver que va quedando de una célula, de otra célula y otras más. Y cada cadáver es justamente la chispita de  las microcalcificaciones. Ese es el fundamento de las microcalcificaciones.
¿Algo que quiera destacar, doctor?
Lo único que tiene que estar claro es que las señoras, cuando les dicen calcificaciones, se alarman, están llorando todo el día, no saben qué hacer. Hay que dejar bien en claro que la calcificación  no tienen nada que ver con cáncer de mama. La microcalcificación hay que definir cuál de las dos es. Si es la benigna o si es la maligna. Aun la que se parece maligna hay que hacer la biopsia para aclarar el diagnóstico. En el peor de los casos, si saliera cáncer, es un cáncer in situ. Un cáncer que no requiere quimioterapia.
¿El cáncer de mama in situ no pone en riesgo la vida, doctor?
No tiene riesgo de vida. No hace metástasis. Se llama in situ porque está en ese sitio nomás. No es el otro cáncer que se va al pulmón, al hígado, al cerebro, a los huesos, que es el que mata. El in situ es maligno pero está en ese sitio, uno puede sacarlo y la paciente se cura.
Nos ha dicho que las calcificaciones no revierten peligro, pero una mujer con ese diagnóstico  ¿debe seguir alguna pauta o control?
Las que tienen calcificaciones solamente deben tener control. Las calcificaciones pueden ser porque la operaron antes y hay una cicatriz y forma calcificación. Porque hizo mastitis forma una calcificación. Porque tiene fibroadenomas y también se calcifican esos tumores. La leche también da calcificaciones. La calcificación en realidad no lleva a algo de malignidad. Solamente hay que controlarla cada año.
¿Para qué se le controla?
Simplemente para estar vigilando, no vaya a ser que forme microcalcificaciones en otras partes de la mama. Además se hace para que el paciente se tranquilice y vea que no crece. No es peligroso, no necesita hacer biopsia ni nada.
¿Algún consejo o recomendación?
La mujer de cuarenta años tiene  que hacerse la  mamografía sin necesidad de que el médico le diga. Las mujeres tienen que saber que todos los años tienen que hacerse su papanicolau y su mamografía, es la única forma de que puedan estar tranquilas.

Senos Libres

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Sucríbete por Email