Nueva Pirámide Alimentaria para una vida saludable

La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria ha presentado una nueva  pirámide alimentaria  donde se recomienda consumir menos sal y tener un equilibrio emocional para estar sanos.

La pirámide alimentaria es una guía saludable que nos permite tener una dieta sana junto a un estilo de vida saludable, sobre todo si nuestro estado de salud depende en un 40% de lo que comemos y del estilo de vida que llevamos. Atenta a esta pautas
1. La variedad, el equilibrio y la moderación en la cantidad (tamaño de las raciones) son principios básicos que favorecen una alimentación saludable, y por tanto el mantenimiento del peso corporal en niveles adecuados.  La dieta mediterránea aparece como una opción saludable.
2. Al compra de los alimentos fíjate en la  información del etiquetado nutricional. Y cuando comas,  disfruta de las comidas en compañía.
3. Técnicas culinarias saludables: Cómo comemos repercutirá en nuestra salud. La técnica de cocina sana más efectiva es la cocción al vapor, pero también los hervidos, la plancha o el horno siempre mejor que la fritura. Es importante que los recipientes no transfieran ningún elemento a los alimentos. Y para evitarlo el mejor es el cristal. En cuanto a las herramientas para manipular alimentos (espumaderas, cucharas…) las más adecuadas son las de silicona, que evitan levantar el teflón de las sartenes. Las cucharas de madera también son aconsejables, pero deben lavarse en lavavajillas al menos una vez a la semana para eliminar posibles hongos.
4. Actividad física: El ejercicio diario ya era una recomendación, pero ahora se concreta en dedicarle una hora al día. 10.000 pasos diarios puede ser un marco de referencia. Se ha comprobado que la actividad física reduce el riesgo de enfermedades.
5. Equilibrio emocional: Nuestro estado de ánimo condiciona nuestras necesidades alimentarias. La tristeza puede quitarnos el apetito y lansiedad puede hacer que comamos compulsivamente. Pero también el estado emocional se refleja a la hora de comprar, de elegir, de cocinar y de consumir. Por eso es importante el concepto de “alimentación consciente” o intentar dejar a un lado el estado de ánimo cuando hablamos de alimentarnos
6. Balance energético: Importante el equilibrio entre la ingesta energética (lo que comemos) y el gasto energético (lo que gastamos a través del metabolismo basal, la termogénesis y la actividad física). En este equilibrio influyen factores como el tamaño de la ración, la frecuencia de consumo (es aconsejable fraccionar la ingesta total en 5 tomas diarias) o la cronobiología: la importancia del momento para ingerir. Por ejemplo, existe evidencia de que la ingesta tiene una mayor rendimiento metabólico a primera hora de día, de ahí la importancia del desayuno.
7. Beber agua, menos sal y azucar: Entre 4 y 6 vasos al día de agua, como mínimo, y completar con otros líquidos hasta alcanzar, como media al día, los 2 litros en mujeres y los 2,5 en hombres. Moderar también los productos ricos en azúcar (mejor bollería casera), sal (snacks) y grasas (untables como la mantequilla sin sal añadida). Cada persona necesita solo 1 gramo de sal por día, el exceso contribuye a la hipertensión arterial,  acelera el envejecimiento cardiovascular, rigidiza el corazón y las arterias, dándoles una velocidad de daño mayor a la que corresponde a la edad. También aumenta la aparición de cáncer gástrico; se pierde calcio de los huesos, por lo tanto, aumenta el riesgo de osteoporosis y también de cálculos renales cuando dicha pérdida ocurre en los riñone. El sodio daña una serie de órganos vitales y genera grandes complicaciones.
8. Alimentos imprescindibles diarios: no deben faltar en la dieta diaria los hidratos de carbono  (pan, pasta, arroz, harinas, legumbres tiernas..) que, como novedad, se aconsejan en su versión integral, mientras que las papas son más saludables  hervidas o al vapor. Son alimentos que constituyen la base de la dieta mediterránea
9. Más frutas (3-4 veces al día),  verduras y hortalizas (2-3 veces al día). En total deben sumar un mínimo de cinco raciones al día. Además, se recomienda el aceite de oliva virgen extra, preferiblemente el del año siguiente a su recolección.
10. Lácteos, huevos y frutos secos:  son más saludables los lácteos semidesnatados o bajos en grasa y de 1 a 3 veces al día. Consumir huevos ecológicos o de gallinas de campo,  y en  frutos secos priorizar las  variedades  naturales y sin sal o azúcares añadidos. (Con información de EFE).

Senos Libres

2 comentarios :

  1. Necesito ayuda ami me hacen ni mamogracia cada año pero hace como cinco yo veo que se inflama un pezon y eso pasa y después vuelve le he dicho ami doctora y veo que no me dice nada hace una semana ese seno empezó a doler y cerca de mi pezon se puso durísimo fui a emergencia me dieron antibióticos y ya se fue ahora me harán mamografia y tengo mucho miedo que podrá ser???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOla Genny
      Si el médico no se interesa en los síntomas que le reportas, cambia de médico.
      En lo posible busca un médico especialista en Mastología o Patología mamaria para que tengas un diagnóstico adecuado. Cuando los síntomas persisten siempre hay que procurar buscar nueva opinión en los especialistas. De cada órgano del cuerpo se ocupa un médico especialista: corazón cardiólogos, riñón nefrólogos, senos mastólogos, etc. Cualquier médico, por más que haya estudiado medicina, no conoce las enfermedades de cada órgano. Por eso es muy importante que te vea el Mastólogo o Mastóloga.Suerte

      Eliminar