8 verdades sobre el cáncer de mama


1.       El cáncer de mama no se previene. No hay nada que detenga su desarrollo. Si se detecta, la única manera de tratar y curar es con la cirugía, la quimioterapia, radioterapia, hormonoterapia y otros tratamientos farmacológicos de última generación.  Los tumores cancerosos no se curan con hierbas, brujería ni ninguna otra propuesta holística.  Recurrir a ella solo agrava la enfermedad y lleva a la muerte.
2.       Un bulto en la mama puede tomar de cuatro a 10 años antes de llegar  a medir un centímetro.  La mamografía detecta tumores cuando apenas están del tamaño de un grano de arroz o un grano de arena.
3.       La primera mamografía debe hacerse a los 40 años. Servirá como una referencia para el siguiente. Por lo tanto, el médico puede comparar todas las pruebas en el momento de establecer un diagnóstico. Después de 40 años, la mamografía debe realizarse al menos una vez al año.
4.       El  15% de los casos de cáncer de mama no son detectados por la mamografía convencional. Esto ocurre cuando no el médico radiólogo no está muy bien entrenado en ver o leer imágenes de la glándula mamaria o cuando  los senos son muy densos. Los senos densos no son una enfermedad, se trata de que la glándula mamaria tiene más tejido que grasa.  Si los senos son densos, la ecografía es perfecta. Por eso muchas mujeres  deben hacerse la ecografía después de la mamografía. Si aun así el resultado es poco claro, se recurre a la resonancia magnética.
5.       Se estima que el 98% de los casos de cáncer de mama detectados a tiempo se curan. La pregunta es: ¿por qué, entonces, hay tantas muertes? Porque la mayoría de mujeres no toman conciencia de la importancia de hacerse los exámenes sin necesidad de tener síntomas. La mayoría va a un consultorio médico solo cuando notan o siente alguna molestia en la mama. Eso se tiene que revertir partiendo del principio que el cáncer es inevitable. No hay forma de evitarlo, la única prevención es detectarlo a tiempo para tener chances de curación.
6.       Se estima que 90% de los bultos en el seno son benignos. Es decir, no son tumores malignos.  Muchos de estos tumores se llaman fibroadenomas. Si se detecta fibroadenomas,  es necesario tener control o seguimiento cada seis meses para ver si crece o no. Si crece, mide más de 2 cm, se debe operar.
7.       El autoexamen de mama debe hacerse cada mes, siete o diez días después de la menstruación. Pero el autoexamen no es un método de diagnóstico clínico. Este solo es capaz de identificar grumos o bolitas  con más de dos centímetros, es decir, un tumor  desarrollado. Durante el autoexamen se debe observar si la piel de los senos  aparece arrugada o  si hay enrojecimiento en el sitio donde aparece el tumor.
8.        El cáncer de mama no da todos os síntomas de manera conjunta. Un solo síntoma es suficiente para buscar ayuda médica especializada  (mastología).

Senos Libres

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada