¿Por qué tengo el pezón invertido?

Más del 15% de mujeres nacen con el pezón invertido, pero en otras puede ocurrir de manera espontánea en algún momento de su vida. Si eso ocurre, hay que buscar ayuda médica urgente para descartar la presencia de cáncer de mama.


Los pezones “para adentro” son raros y existen tres principales causas:  lo más común es haber nacido así. Si el pezón se invierte en algún momento, puede ser señal de cáncer de mama o alguna enfermedad de tipo inflamatorio.
Cuando el problema es de nacimiento, los ductros mamarios no se desenvuelven adecuadamente, los pezones no alcanzan su proyección normal.
Cuando es por causa de una inflamación, se produce un acortamiento de los ductos de la mama, lo que hace que el pezón sea jalado hacia adentro.
En casos de cáncer de mama, el pezón puede hundirse porque el tumor podría estar localizado atrás del pezón y contraerlo para adentro.
¿Qué hacer?
Si el pezón está hundido de nacimiento y no es tan complejo, no es necesario operarlo. Se puede revertir la inversión con masajes del pezón. También ayuda el uso de instrumentos específicos que  usan las mujeres en período de lactancia. Esto lo tiene que indicar el mastólogo. Si no recupera su forma natural, es necesario realizar una cirugía, pero no garantiza la solución del problema, pues el pezón puede volver a invertirse.
Buscar ayuda médica
Siempre que el pezón se invierte, es necesario ir a un consultorio de mastología o a un ginecólogo especializado y  entrenado en patología mamaria. Cuando el pezón se “mete adentro” repentinamente, se debe actuar con urgencia.

Senos Libres

1 comentario :

  1. esta información es acertada para prevenir y realizarse despistaje temprano de enfermedades oncológicas.

    ResponderEliminar