Uno de cada tres cánceres se debe a que comemos muy mal

Dime qué comes y  te diré de qué enfermedad padeces. Esta es una frase muy significativa debido a que  se ha comprobado que  los alimentos son determinantes en la buena salud o la mala salud de las personas.  Se dice que la alimentación inadecuada se asocia directamente con más del 35% de cáncer, y tiene 25% de influencia en el desarrollo de esta enfermedad. ¿Qué debemos comer y qué no? Descúbrelo en esta nota. 


La oncóloga española Paula Fonseca, quien ha publicado el libro “Comer para vencer el cáncer”, dice que uno de cada tres cánceres se debe a que comemos mal, razón suficiente para preguntarle qué debemos comer más y qué no para evitar esta enfermedad que cada día se adueña de la vida de miles de personas, entre hombres, mujeres y niños.

Doctora, ¿hay alimentos que previenen el cáncer? 
Las frutas y verduras son los productos estrella de nuestra alimentación y las que han demostrado mayor efecto antitumoral. El Código Europeo Contra el Cáncer  recomienda comer al menos cinco raciones al día de frutas y verduras, y que se limite el consumo de alimentos que contienen grasas de origen animal.
¿Debemos excluir algún alimento en aras de protegernos del cáncer?
Sí. El alcohol, por ejemplo, es principal agente causal de cáncer de cabeza y cuello, esófago y de hepatocarcinoma. También se asocia con cáncer de mama y colorrectal. También debemos excluir las conservas, ahumados y alimentos en salazón, como los pescados o las carnes que son recubiertas con sal para conservarlas. Estos alimentos secos y salados causan principalmente cáncer de estómago.  La     carne o pescado a la brasa o parrilla se asocian con cáncer de estómago, cabeza y cuello, esófago, colorrectal, mama y próstata.  Las dietas hipercalóricas ricas en grasas saturadas y en azúcares refinados o pastelería, favorecen el cáncer de colon, recto, mama, endometrio, próstata, páncreas, vía biliar y riñón. La obesidad se asocia especialmente con tumores hormonodependientes como el cáncer de mama, endometrio y próstata porque modifica el perfil hormonal favoreciendo el disbalance a favor de los estrógenos, que son carcinógenos confirmados. 
El libro en referencia.
¿Por qué las carnes rojas se asocian con riesgo de cáncer?
La carne roja induce el cáncer solo si se abusa de su consumo y por múltiples causas. Así, al ser rica en grasas saturadas y cocinarse habitualmente a la brasa y a la parrilla, condimentada con sal, produce unas sustancias carcinógenas que favorecen sobre todo el cáncer de estómago.Además, al ser rica en grasas y tener más calorías que otros alimentos, induce a la obesidad y, por ende, a  los cánceres asociados a esta;  y como tiene poca fibra favorece el estreñimiento y los cánceres asociados a este.
¿En qué medida los carbohidratos inducen al desarrollo de cáncer?
Los azúcares refinados, la pastelería industrial, las bebidas comerciales (las famosas gaseosas, refrescos de frutas o jugos envasados) son ricas en azúcares que se absorben con rapidez pasando a la sangre y causando picos de insulina. En la cascada de señales intracelulares que favorecen el crecimiento de un cáncer, hay una molécula,  el "insulin grown factor"  que se activa con la ingesta de estos azúcares a través de la insulina. Es mejor reemplazar las gaseosas por el yogurt o los alfajores por el pan, que tienen propiedades saludables en la lucha contra el cáncer.
Los alimentos salados, como el pescado, 
son nocivos.
¿Qué consejos quisiera destacar?
Si a todo lo anterior unimos el consumo de alimentos frescos de temporada en buen estado y conservados siempre fríos en frigoríficos, el cocinado al vapor, en olla exprés o a la plancha. Si limitamos el consumo de alimentos precocinados o en conserva,  estaremos aplicando el refrán, “Quien bien come y bien digiere,  solo de viejo se muere”. En definitiva, comer bien contribuye a sentirse mejor, a mantener la salud, a prevenir el cáncer y otras muchas enfermedades.

Senos Libres

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada