Luz Casal rememora su doble experiencia con el cáncer de mama

La cantante española de pop-rock  que nos cautivó interpretando el tema principal (Piensa en mí) de la banda sonora de la película "Tacones Lejanos", recuerda su experiencia recurrente con el cáncer de mama, y a través de esta entrevista nos alienta a tener coraje para afrontar esta enfermedad. Coincidentemente, la artista acaba de estrenar un nuevo disco titulado "Almas gemelas", un testimonio claro de que, a pesar del cáncer, la vida continúa.


Un e-mail es el punto de partida para el encuentro epistolar con Luz Casal, la mítica cantante española. Desde que le detectaron cáncer de mama en enero del 2007, la artista volvió a vivir un segundo episodio en mayo del 2010 cuando el cáncer se apoderó de otro de sus senos.
Pese a estas circunstancias, la cantante ha dado muestra de fortaleza y optimismo, el mismo que se refleja en esta entrevista concedida con generosidad, pese a sus ocupaciones y giras.
  
¿Qué has descubierto de la vida con esta enfermedad?
Todo el mundo que vive experiencias fuertes, sabe que se sale  reforzado de esas pruebas. No he hecho grandes descubrimientos en esta etapa de la enfermedad con respecto a mi persona. Sí he constatado el cariño de mucha gente, familia, colegas y gente desconocida.
A pesar de que se te valiente, ¿cómo fue ese instante en que te enteras que tienes cáncer?
Fíjate que teníamos un par de conciertos en Francia y Bélgica, y yo recuerdo haber llamado a mi médico para decirle que no me había dado tiempo a saber los resultados de la mamografía, entonces me dijo “lo he visto y está todo bien”. Pasado dos meses fui a una revisión de otro tipo con el mismo doctor, y me dijo “hazte una mamografía”. En dos meses se supone que estaba bien, fue algo insólito. Yo me quede ¡uf!, “tengo que enfrentarme a un bicho”. Se lo comenté a dos personas muy intimas, y los dos varones se pusieron a llorar delante de mío.
¿Hay alguna explicación porqué te dio cáncer?
Yo estoy convencida que tengo ciertas papeletas  para que me haya ocurrido. Tengo en mi familia varios casos –mi padre murió con cáncer al pulmón-, pero eso no significa que todo el mundo que tenga casos en su familia necesariamente vaya a padecer algún tipo de cáncer. Es como cuando me detectan el segundo cáncer en el otro seno, pues hay un mínimo de posibilidades de que esto ocurra, y me ocurrió a mí. Volví a reaccionar de la misma manera, “esto se trata, hay que volver a hacer la quimioterapia, me voy a quedar calva”, y bla bla bla.
Las dos veces que te dio cáncer enviaste comunicados de prensa, no todas las figuras públicas que pasan por lo mismo suelen hacer eso…
Me sentí en la obligación de dar la noticia yo misma y evitar conjeturas. Además, hay que ayudar a la gente a no tener miedo al cáncer. El cáncer tiene un significado demasiado relacionado con el fin. Considero que la enfermedad, los dos episodios, me han traído cicatrices, dolor, ciertas incomodidades, pero si tengo que ponerlo en la balanza, lo que saco está más a favor que en contra porque, si sales de una experiencia dura, sales fortalecida.
¿Qué fue lo más difícil de enfrentarse al cáncer?
Sentirme dependiente, porque las incomodidades del tratamiento, los efectos secundarios, los aceptas. Para mí no fue un drama, siempre supe que había que tomar el toro por los cuernos, y no hay que dejarse tumbar por la noticia ni por la enfermad. Decir cáncer es como sinónimo de muerte y no lo es. Además, tenemos los adelantos en la medicina a nuestro alcance que da seguridad. A mí me dio confianza y no dudé ni un momento en que iba salir airosa de eso. Por eso no tuve miedo. Sabía que iba estar en buenas manos y hay muchas cosas para ayudan a  combatir esto.
¿Qué reflexión te genera que en países como Perú  las mujeres mastectomizadas no tenga oportunidad de reconstruirse los senos por problemas de dinero y del sistema de salud?
Si me permiten la expresión, me parece ¡una putada! Cada cicatriz está en la memoria pero vérsela continuamente se hace presente.
¿Tu perspectiva ha cambiado a partir del cáncer?
Creo que he hecho ajustes, más que cambios importantes.
¿Qué le quisieras decir a las mujeres que sufren cáncer de mama?
  Que tengan fe. Fe en los médicos. Fe en si mismas, en la fuerza de su  voluntad... Les mando mi cariño y solidaridad a todas.
El cáncer es curable si se detecta a tiempo, en ese sentido ¿qué mensaje quisieras alcanzar a las mujeres peruanas?
Al más mínimo indicio  ir corriendo a hacerse las pruebas. El cáncer no duele por lo que la enfermedad puede desarrollarse en silencio.

                       

Senos Libres

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada