Desodorantes con alumnio inducen cáncer de seno


No hace ni un siglo el aluminio era un gran desconocido. Ahora está en casi todas partes: bebemos de latas de aluminio;  los autos llevan en las llantas de aleación; lo usamos para purificar el agua que bebemos; lo aplicamos en nuestros cuerpos cuando usamos cosméticos, desodorantes o cremas de sol.


El aluminio presente en los desodorantes  puede contribuir al desarrollo de cáncer de mama, aunque el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos dice no estar al tanto de este hecho. Los informes han sugerido que el aluminio puede ser absorbido por la piel o entrar en el cuerpo  cuando se aplican frecuentemente en las axilas, una zona cercana a los senos.
Los compuestos de aluminio pueden causar efectos parecidos a los del estrógeno (efectos hormonales). El  estrógeno tiene la capacidad de fomentar el crecimiento de las células de cáncer de seno.
¿Cómo puede el aluminio convertir una célula normal en cáncer? 
La oncóloga británica Philippa Darbre realiza investigaciones sobre las causas del cáncer de seno. Estudia las razones por las que muchos tumores aparecen curiosamente en la zona próxima a las axilas. Según Philippa Darbre, estudios realizados en las décadas de 1930 y 1940 muestran que el 30% de los cánceres de pecho se producía en esa zona. Y actualmente, en esa zona se produce casi el 60%. Así que algo está ocurriendo más allá de la explicación habitual de que es una zona donde hay más tejido. Y, por supuesto, otra explicación posible es que es la zona en la que se aplican productos químicos debajo del pecho.

Los productos hechos con aluminio se han convertido en elementos habituales de nuestra vida cotidiana. Se podría decir que estamos viviendo en la Edad del Aluminio.

Senos Libres

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada