¿Son fiables las mamografías? ¿Es peligroso hacerse muchas?

La mamografía es el método más eficaz para diagnosticar cáncer de mama precoz, incluso antes que el tumor pueda palparse, pero ¿qué tanto debes confiar en la efectividad de este examen? ¿Y cuántas mamografías debes hacerte después de los 40 años? La Sociedad de Senología y Patología Mamaria de España resuelve estas dudas.




¿Puedo confiar en la mamografía en un 100%?
Si el estudio mamográfico es negativo (no hay cáncer) la probabilidad de que exista un cáncer inadvertido es muy raro. De 100 exámenes mamográficos, es  posible que solo 10 casos de cáncer puedan ser indetectables, no por defecto del mamógrafo, sino por la densidad del seno, es decir, demasiado tejido (glándulas y ligamentos) que impide que un tumor pueda observarse.  Cuando esto ocurre, se hacen exámenes auxiliares como ecografía y biopsia, incluso se puede recurrir a resonancia magnética para asegurar el diagnóstico.

¿Cada cuánto tiempo se debe hacer la mamografía?
La periodicidad ideal del estudio mamográfico está en discusión, aunque nadie pone en duda los beneficios de un control anual o cada dos años. En algunos casos deben hacerse controles a períodos más cortos, al cabo de cuatro, seis, ocho, diez meses, dependiendo de cada caso. Ningún estudio científico ha demostrado que la mamografía periódica cause daño a corto ni a largo plazo.  Estos datos están fundamentados en seguimientos durante períodos superiores a los 20-25 años a mujeres estudiadas anualmente con mamografía, realizados con aparatos más antiguos que los actuales, que ya en su momento irradiaban poco y actualmente irradian unas 20 veces menos que los modelos iniciales. Se ha calculado que si la mamografía llegase a producir algún cáncer en las mujeres estudiadas, por cada uno de ellos, habríamos diagnosticado al menos entre 80 y 120 cánceres precozmente, por lo que el balance riesgo-beneficio es claramente positivo para la mamografía.

¿Cuándo es ideal hacerse la mamografía?
El mejor momento para comprimir los senos es justo después de iniciar el período menstrual y no más tarde de 10 días después de ese momento. El motivo es que en ese momento el seno es menos doloroso, pues está en reposo hormonal. Cada mujer y cada seno tienen su propia personalidad y por lo tanto su propia sensibilidad que es muy variada.  La compresión permite una mejor visualización de los tejidos, al mismo tiempo que reduce al máximo la dosis de irradiación necesaria para el estudio, que es ya, de por sí, muy baja.

Senos Libres

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada