Tener hijos después de los 35 años es factor de riesgo de cáncer de mama


La herencia genética no es lo que más importa para determinar el riesgo de cáncer de mama. También los estilos de vida juegan un rol importante en esta enfermedad. Por ejemplo, embarazarse muy tarde o no tener hijos nunca estimula a correr ese riesgo.




No basta tener antecedentes familiares de cáncer para cuidarnos. Las mujeres sanas, que no tienen ningún familiar con enfermedades oncológicas, también deben darse cuenta que la amenaza del cáncer siempre está ahí.


“En ocho de cada diez casos, el cáncer de mama es esporádico, o sea no tiene ninguna relación con antecedentes familiares”, alerta el oncólogo Ronaldo Corea, médico del Instituto Nacional del Cáncer de Río de Janeiro.


Y es que  el destino de las glándulas mamarias depende, principalmente, de los hábitos de  cada día. Los científicos del mundo tratan de descifrar qué induce y qué impide la aparición del cáncer, y aunque no llegan a un acuerdo definitivo, todos hablan de la existencia de ciertos factores que predisponen a desarrollar esta enfermedad. Por ejemplo, las hormonas estrógeno y progesterona, que biológicamente poseemos todas las mujeres, son las mayores responsables de esta enfermedad.


¿Cómo influyen estas hormonas?

"Estas sustancias actúan sobre los receptores de las células de mama, induciendo a su proliferación", dice el médico Afonso Nazario, de la Universidad Federal de Brasil. Si el estímulo es mayor, hay más oportunidad para que esas células se multipliquen indiscriminadamente. Esto quiere decir que estas hormonas hacen que el tumor canceroso crezca. Y todos, indistintamente, tenemos células malas y buenas, pero son los factores de riesgo los que estimulen el desarrollo de las células malignas.


Si todas las mujeres tenemos estrógeno y progesterona, ¿por qué a algunas tienen cáncer de seno?

El doctor Nazario dice que se debe a los cambios en la planificación familiar, que ahora se posterga para muchos años después, contraviniendo lo que establece el reloj biológico de la mujer.

 “Ahora las mujeres se embarazan a edades cada vez más avanzadas, y eso hace que tenga más ciclos menstruales durante su vida, ampliando con ello la exposición  a las hormonas”, señala.


Por esa misma razón, las mujeres que tuvieron la menstruación precoz y las que tuvieron una menopausia tardía, después de los 50 años, tienen un alto riesgo de poder contraer cáncer de seno.


Para contrarrestar ese riesgo, los especialistas recomiendan que las mujeres debemos tener nuestro primer hijo, en el mejor de los casos, antes de los 30 años.


¿Qué son las hormonas estrógeno y progesterona?

El estrógeno lo producen los ovarios y está encargado de regular nuestro ciclo menstrual. La progesterona también lo producen los ovarios, pero solo en cada ciclo menstrual y ayuda a preparar nuestro cuerpo para el embarazo.

Las mujeres estamos expuestas a estas hormonas desde el primer ciclo menstrual hasta la menopausia estimulando las células normales del seno, pero si nunca nos embarazamos o nos embarazamos después de los 35 años, el riesgo de que produzcan células malignas crece. Ojo: las hormonas, de por si, no producen cáncer de seno bajo estas condiciones, pero es uno de los factores que al sumarse a  otros - como la obesidad, alimentos ricos en grasa, falta de actividad física- puede desencadenar el cáncer de seno. (Fuente: Revista Salud)




Senos Libres

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada