Atención con las grasas y el sobrepeso después de los 40 años


La gordura fue  alguna vez  sinónimo de belleza y de buena salud, pero en estos tiempos nuevos, donde el cáncer arrecia,  tener unos kilos de más resulta perjudicial, sobre todo después de los 40 años.



Estudios científicos han demostrado que la obesidad incrementa el riesgo de padecer cáncer de mama debido a que aumenta el estrógeno en la sangre, que es la hormona que estimula desarrollo de células malignas en algunos tipos de cáncer de mama.

Para el oncólogo Carlos Vallejos, el sobrepeso es un factor de riesgo tan peligroso como el tabaco, sobre todo cuando el aumento de volumen corporal se da como consecuencia de una mala dieta y una vida sendentaria.

¿Por qué la obesidad es un factor de riesgo para cáncer de mama?
El factor de riesgo se encuentra establecido desde el primer momento en que el excesivo consumo de grasas está asociado a una mayor incidencia de algunos tipos de cáncer, de la misma manera como el abundante consumo de frutas frescas tienen un rol antioxidante que está  comprobado como un factor protector contra el desarrollo de algún tipo de cáncer.

¿Por qué específicamente el consumo de grasas acrecienta el desarrollo del cáncer de mama?
Favorecería el desarrollo de la célula neoplásica, lo cual también se asocia con estilo de vida. ¿Qué es lo que ocurre? La gente que tiene sobrepeso por exceso de consumo de grasas animales, entre otros, está también asociado a una vida sedentaria y al consumo del tabaco, factores negativos que, definitivamente, aumentan el riesgo de tener cáncer.

Uno no solo sube de peso por consumo de grasas sino también de harinas, ¿las harinas son igual de perniciosas que las grasas?
Las harinas podrían transformase en grasas, pero lo más nocivo es la grasa animal, la grasa saturada, que se  ve fundamentalmente en las frituras, en la carne de vacuno, de cerdo, en los embutidos, que son elementos asociados al desarrollo del cáncer porque favorecen el metabolismo del desarrollo de las células neoplásicas, a diferencia de dietas que no tienen contenido de grasa. Para evitar el desarrollo del cáncer no se debe fumar, que es un veneno, y también se debe reducir el consumo de grasas, lo cual  no significa que tenga que erradicarlo de su dieta, pues lo que hace daño es el exceso. En toda dieta debe incluirse también la grasa, el organismo lo necesita. Comamos de todo pero balanceado. Hay que comer bastante pescado y menos carnes rojas.


¿La obesidad como factor de riesgo del cáncer de mama es más nocivo en la menopausia que en la juventud?
Es más nocivo en la menopausia porque la incidencia del cáncer de mama aumenta dramáticamente a partir de la quinta década de la vida, por eso los oncólogos recomendamos que toda mujer a partir de los 40 años debe hacerse un examen de mamografía anual obligatorio. No hay nada definido sobre la obesidad en la juventud, obviamente aumentará el factor de riesgo, pero en una mujer gorda de más de 40 años en etapa pre, post o perimenopáusica, el factor de riesgo es mayor que en una persona de la misma edad pero con peso normal y con hábitos alimenticios normales.

¿Las gorditas deben extremar su cuidado?

Si, tienen que consumir menos grasas, hacer bastante ejercicio, tener su autoexamen mensual, su mamografía anual y una dieta con mucha fruta, verduras y pescado. El exceso de peso y la vida sedentaria aumenta el factor de riesgo. La mejor curación es la prevención.

Senos Libres

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada