Almendra Gomelsky:"Dos veces pasé por biopsia; es terrible"

La amable jurado del programa de concurso "Perú tiene talento" está muy pendiente de su salud debido a que tiene antecedentes familiares de cáncer. La artista debe estar en chequeo frecuente para evitar, por ejemplo, el cáncer de seno, enfermedad que atacó a su ya fallecida madre.

Foto: Tondero

En el 2004 Almendra Gomelsky perdió a su madre. Aunque tenía cáncer de seno, no es esta enfermedad la que acabó con su vida, sino un infarto en el corazón.  Ella, Margarita Duarte, tenía 70 años cuando un cáncer avanzado la sorprendió sin dejar chance para la esperanza, para la cura.
Este hecho, que no es el primero en la familia, mantiene en alerta a la artista, quien está consciente que esta enfermedad puede replicarse en ella. Por eso se chequea, y es en esa circunstancia que más de una vez se ha llevado el susto de su vida, tal como lo cuenta en esta nota.

¿En qué situación le detectaron el cáncer de seno a tu mamá?
Ya adelantado. Mi mami tenía el bultito, pero antes las mujeres no tenían esa costumbre de ir a hacerse chequeos anualmente ni nada, y dejó avanzar mucho el tema.  Ella no murió del cáncer. El cáncer la llevó a estar muy débil y justo antes de empezarse a hacer la quimioterapia mi mamá fallece del corazón. Le dio un paro cardiaco.

¿Cómo encaraste esa circunstancia?
Gracias a Dios al final tú dices no sufrió, porque el ver a una persona padecer de esta enfermedad, con las quimios y todo lo que acarrea una medicación como esta, no es fácil. Siento que mi mamá no estaba físicamente preparada para aguantar una situación como esta. Digamos que mi mamá no murió, ella durmió, es lo mejor que le puede pasar a un ser querido antes de verla sufrir. Era difícil que mi mamá, con un cáncer en grado cuatro, pudiera salvarse, iba tener una calidad de vida bastante pobre. Si hubiéramos sabido de la enfermedad mucho antes, de hecho que hubiera valido la pena el esfuerzo.
Foto: Tondero


¿Tu mami es el primer caso de cáncer en la familia?
No. Mi abuela paterna con cáncer de colon, que también tengo que chequearme ahí. Mi hermano mayor con cáncer de colon también, el falleció hace cuatro años.

¿Tienes un riesgo muy alto?
Si, es muy alto. Espero que no pase nada.

¿Esto supongo te ha obligado a redoblar el cuidado?
Totalmente. Desde ese entonces me hago la mamografía una vez al año y cada seis meses una ecografía porque yo produzco muchos quistes y siempre hay miedo. Lo que es terrible  es la espera de los resultados, porque te dicen “hemos encontrado algo, tenemos que hacer una biopsia, tenemos que esperar”, y después te dicen que no era. Y a los seis meses vuelves a ir, y claro, es imposible por el tiempo que puedan encontrar algo, pero siempre salen cosas nuevas. Y ese tiempo de espera es angustiante, y dices no quiero volver a pasar por eso, pero es necesario, porque al final de cuentas esta enfermedad avanza por tantos lados.

¿De qué otra manera te cuidas?
Yo estoy muy comprometida con mi cuidado gracias a mi papá, que está con todo el tema de la alimentación para prevenir el cáncer, qué debemos quitar de la dieta y qué cosas son buenas. En la alimentación está todo. Yo todas las mañana tomo mi limón con agua tibia. El azúcar, por ejemplo, es lo peor que existe, lo he excluido totalmente. Frutas sí, pero solo en la mañanas, porque también  tiene fructuosa y deriva en azúcar. También la sal, pero poca y de mar, y el agua tiene que ser filtrada. Yo creo que con eso, y añadiendo más verduras a la dieta, mejoramos enormemente la calidad de vida.

 La actividad física es muy importante también, ¿cómo vas con ese tema?
Bien, creo que me cuido más que antes. Antes bailaba por el trabajo y tenía rutinas, pero lo hacía como una obligación porque era parte de mi trabajo. Ahora lo hago como parte de mi vida. Y si un día no puedo ir al gimnasio porque me falta tiempo, salgo a caminar y camino bastante, y eso es necesario.

¿En algún momento te han tenido que hacer biopsia?
Si, dos veces. Es terrible, no sabes cuál va ser el resultado, siempre estás pensando lo peor. Pero bueno, gracias a Dios no fue nada malo, fueron solo quistes.

¿Quisieras decir algo a las mujeres?

Que no tengan miedo, que esa sensación de temor de la espera y los resultados es mejor tenerla unos días a vivir con un problema.  Ahora hay tantas posibilidades de curar si agarramos el cáncer a tiempo. Tenemos que hacer cambios de vida. Yo a veces creo que nos pasan cosas por algo, y si hay un familiar con cáncer en la familia, esta es la oportunidad para que también cambies tú, y es ahí donde hay que poner las pilas.

Senos Libres

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada