Controla tu estrógeno y evita el cáncer de mama hormonal



El estrógeno es la hormona femenina que producen los ovarios, y es el  responsable del tipo de cáncer de mama más frecuente a nivel mundial. ¿Hay forma de evitar su sobre exposición? En esta nota hallarás las respuestas.



Pese a los avances de la ciencia, hasta ahora no se conocen las causas del cáncer de mama, pero se atribuye a las hormonas, principalmente al estrógeno,  el desarrollo y crecimiento de los tumores malignos. 

Es posible que altas cantidades de estrógeno en la sangre aumenten el riesgo  de desarrollar cáncer de seno debido a que a lo largo de la vida, las mujeres estamos expuestas a esa hormona. Desde el  primer ciclo menstrual hasta la menopausia, el estrógeno y la progesterona estimulan las células normales del seno. Pero cuando hay un desequilibrio hormonal, el estrógeno o la progesterona pueden estimular el desarrollo de células malignas en el seno.

Por ello, cuando una mujer es diagnosticada con cáncer de mama, uno de los primeros exámenes e patología apunta a determinar si el cáncer es hormonal, es decir, positivo para estrógeno y/o progesterona. Si se encuentra más receptores de estrógeno y/o progesterona de lo normal, el cáncer puede crecer más rápido.

Entre el estrógeno y la progesterona

Estrógeno: es la hormona  que ayuda a desarrollar los órganos sexuales femeninos y a regular los ciclos menstruales mensualmente.
En circunstancias normales el estrógeno se produce en el organismo hasta el momento de la meopausia.

El estrógeno afecta las células epiteliales que forman los sacos y ductos de la leche; hace que las células se dividan rápidamente y promueve el crecimiento y formación de nuevas células. Si se produce una célula cancerosa, el estrógeno actúa como la gasolina y hace que el tumor crezca y se divida más rápidamente.

Progesterona: es la hormona  que producen los ovarios durante el  cada ciclo menstrual y que ayuda a preparar el cuerpo de una mujer para el embarazo.

CÓMO CONTROLAR EL ESTRÓGENO

El desequilibrio del estrógeno se puede controlar con algunos frutas y verduras, pero también teniendo hábitos saludables. Atenta a estas indicaciones:

Más frutas rojas:


La fresa, la granada (actualmente está en plena temporada), sea en jugos o en estado puro,  poseen ácido elágico a raudales. Estas sustancia disminuye la proliferación de células tumorales dependientes de los estrógenos.



Más fibra:
Aparte de atrapar y facilitar la eliminación de los estrógenos sobrantes, evita los picos de insulina,  lo que indirectamente reduce la cantidad de estrógenos circulantes. Benefíciate de esta acción comiendo tres reciones de hortalizas y dos piezas de fruta al día. Ejemplo:Plátano, zanahoria, pimiento, manzana, maíz, frejoles, palta, pera, avena, brócoli, etc.


No al alcohol:
El alcohol eleva la producción de estrógenos libres. Las mujeres que beben entre tres y seis bebidas alcohólicas por semana aumentan en un 15% el riesgo de cáncer de mama.


No al sobrepeso:
Los depósitos de grasa sobrantes son una fábrica de estrógenos. Si estás subida de peso,  intenta bajar comiendo menos grasas animales y aumenta el nivel de actividad física.
Entre menos grasa tengas en tu organismo, producirás menos estrógeno. (Tomado de Breast Cáncer y de la revista Pronto).


Senos Libres

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada