5 pasos para disminuir el riesgo de cáncer de seno





¿Por qué se produce el cáncer de mama? No se sabe la causa exacta pero sí los factores de riesgo que podrían desencadenar la enfermedad. ¿Cómo podemos hacerle frente a esta neoplasia? Hay diversas recomendaciones, una de ellas del Centro Nacional del Cáncer de Mama de Australia, uno de los países con la más alta tasa del mal en el mundo (36 casos por día). 




TEN EN CUENTA LO QUE TOMAS      
Más de una bebida alcohólica por día aumenta tus riesgos de padecer cáncer de mama. Una copa de vino de vez en cuando no te hará ningún daño, pero más de eso puede incrementar el riesgo toda vez que el alcohol estimula la producción de factores de crecimiento, lo que podría aumentar el ritmo de desarrollo de las células mamarias.

FÍJATE SIEMPRE EN  LA BALANZA
Tener sobrepeso potencia el  riesgo de contraer cáncer de mama. Es vital que comas una dieta abundante en frutas y vegetales para mantenerte en perfectas condiciones de salud, especialmente después de la menopausia. Es importante ver la tabla de escalas de edad, peso y estatura para conocer tu contextura adecuada.  A mayor índice de masa corporal mayor el riesgo de contraer cáncer.

PRACTICA EJERCICIOS DIARIOS
Puedes reducir el riesgo de cáncer de mama haciendo ejercicios. Estudios científicos han demostrado que una mujer activa tiene menos posibilidades de tener esta enfermedad, comparada con dos mujeres que no hacen ejercicios. Por ejemplo, es recomendable realizar 30 minutos de ejercicios de moderada intensidad al día. El ejercicio físico en extremo no es saludable.

OBSERVA TUS SENOS TODOS LOS DÍAS
Descubrir el cáncer de mama lo más temprano te ayudará a sobrevivir a esta enfermedad, de tal manera que autoexamínate todos los días. Nunca es temprano para empezar con este importante control, que debes mantenerlo como un hábito. No necesitas ser una experta para conocer tu mama, tómate tu tiempo para ver la forma natural de tus senos y ten en cuenta lo siguiente:

.Si hay una pequeña hinchazón en tus senos.

.Si la piel de tu seno cambia, se pone rojizo o si se ve retraído o hundido.

.Si sientes un dolor inusual  que no se va.

. Si el pezón y areola se ven irritados, con orificios, fruncidos o   escamosos.

. Si hay picazón permanente e intensa.

. Si notas protuberancias o masas en las axilas.

Senos Libres

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada