Contaminación cada vez mas implicada en desarrollo de cáncer de mama



Las sustancias químicas y la contaminación cada vez más adquieren responsabilidad en el desarrollo del cáncer de seno.



Los esfuerzos de prevención del cáncer de mama necesitan concentrarse de manera más agresiva y coherente en los factores ambientales. A esa conclusión llegó un nuevo informe publicado por encargo del Congreso de los Estados Unidos, que mandó  investigar el impacto de las condiciones ambientales en el cáncer de mama.
Es así que se ha llegado a la conclusión que las sustancias químicas, la  radiación,  las drogas y ciertos productos de consumo tienen componentes que estarían implicados en el desarrollo de cáncer de seno.

Por ello, señalan que es  necesario que se realicen muchas más investigaciones sobre las causas químicas y físicas del cáncer de mama. Esto podría incluir a la radiación en dosis bajas (tomografías, resonancias, rayos X, etc) o a los componentes químicos conocidos como disruptores endocrinos, como el bisfenol A (BPA), que se encuentra en los plásticos fabricados. (No existe ninguna evidencia clara todavía de que el BPA cause cáncer de mama en los seres humanos).

"La industria química ha producido cientos de miles de componentes químicos y no hemos realizado pruebas a todos ellos", destaca el informe.


También los pesticidas e insecticidas


Los pesticidas organoclorados, las dioxinas de las incineradoras, los plásticos e infinidad de sustancias como las de los productos de limpieza, de los cosméticos. Todo un mundo de sustancias petroquímicas, son desgraciadamente similares a la hormona estrógeno, por lo que el cuerpo de la mujer las interpreta como si fuesen naturales.  

Esa es la razón por la cual se ha dado un incremento en los casos de cáncer de mama. Recuerden que el estrógeno estimula el crecimiento del cáncer.

“Esta sociedad química que ha librado a hombres y mujeres de ciertas plagas y curado de distintas enfermedades, se ha convertido en un exceso. En estos momentos estamos asediados por miles de sustancias químicas que hace cincuenta años no existían. Esto trae graves problemas de salud para las mujeres”, dijo Alicia Puleo, directora de la Cátedra de Estudios de Género de la Universidad de Valladolid.

El cáncer no es el único problema, otro lo constituye el llamado síndrome de hipersensibilidad química múltiple, que normalmente es diagnosticado como alergia y que llegan a ser relacionadas con el polen o animales domésticos. “La realidad es que vivimos con una gran cantidad de sustancias químicas que generaciones anteriores no tenían en su sangre”, expresa con preocupación la especialista.


Senos Libres

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada