5 consejos prácticos para prevenir el cáncer de seno

Es verdad que la aparición del cáncer de mama no se puede evitar, pero una vida saludable puede ayudar a disminuir el riesgo de contraerlo.



De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos (NIH), una de cada ocho mujeres será diagnosticada con cáncer de mama durante su vida, y aunque los hombres también llegan a padecer esta enfermedad, las mujeres son 100 veces más propensas a ello. 

Existen algunos factores sobre los cuáles no tenemos control y que pueden contribuir al riesgo de desarrollar cáncer. Entre ellos se encuentra el historial familiar (casos de cáncer en la familia), nuestra genética, edad y género, y los ciclos menstruales  (aquellas que empezaron con su período antes de los 12 años se encuentran en mayor riesgo). Pero también existen muchas cosas que podemos cambiar para reducir el riesgo de desarrollar el cáncer de mama. A continuación, 5 cosas que puedes hacer para prevenir esta enfermedad.

1. Que tu peso corporal no exceda de lo normal

El sobrepeso y la obesidad están relacionadas con problemas de salud y también con el cáncer de mama. Esto debido a que la grasa del cuerpo genera hormonas (estrógeno) que estimulan el desarrollo de células cancerígenas. Por eso es que muchas mujeres tienen cáncer de mama positivos para estrógeno, de ahí que se le llama cáncer de mama hormonal.

Además,  la obesidad y el sobrepeso impiden el diagnóstico de tumores en etapas tempranas, razón por la cual muchas mujeres gordas terminan con cáncer de mama avanzado.


 2. Menos carnes rojas en todas sus formas

El Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos  recomienda limitar el  consumo de carnes rojas debido a que contienen sustancias químicas, como aminos hetrocíclicos,  que provocan cáncer. Estas sustancias se forman durante el proceso de cocción de la carne, sobre todo en parrillas. Si es posible, come carne esporádicamente y si lo haces acompáñalo con verduras de hojas verdes para reducir su toxicidad. 

3. Más frutas y verduras en la mesa

Las frutas y verduras deberían ser la piedra angular de nuestra alimentación diaria. Estas están provistas de los nutrientes y antioxidantes que nuestro cuerpo necesita para combatir los radicales libres y ayudan a reducir las tasas de riesgo de desarrollar cáncer. Los antioxidantes de las frutas y verduras impiden que los radicales libres dañen los tejidos sanos.

4. Descarta o elimina el consumo de alcohol

Tomar más de uno o dos tragos de alcohol al día incrementa el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Por ello, se recomienda que las mujeres no beban más de un vaso de alcohol al día. Aquellas que ya tienen un mayor riesgo de desarrollar esta enfermedad deberían de dejar de consumir alcohol.

 5. Muévete, ejercítate, activízate

Mantenerte activa físicamente y realizar el suficiente ejercicio es importante para tener una buena salud y para mantener un peso ideal. Para ello, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos  recomiendan que la gente procure hacer al menos 150 minutos de ejercicio aeróbico moderado a la semana, 75 minutos de actividad aeróbica intensa por semana. Esto significa que cada persona debería hacer al menos 30 minutos de actividad moderada al día, durante cinco días a la semana. Cualquier ejercicio, incluso bailar, ayudan a este propósito.

Senos Libres

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada