Tomografía y rayos X de pecho podrían desarrollar cáncer de seno



El riesgo individual es pequeño, pero hay que asegurarse de que la prueba sea necesaria y no por lucro del médico y el centro donde trabaja.

El uso de imágenes médicas ha aumentado en la última década, y todas las personas estamos sometidas  a mil exámenes para diagnosticar presuntas enfermedades, lo que representaría un riesgo. 
Según un estudio, las tomografías computarizadas (TC) que se hacen al tórax y al corazón podría aumentar las probabilidades de cáncer de seno. El riesgo parece ser más alto para las mujeres jóvenes. Por ejemplo, para una mujer menor de 23 años, someterse a dos TC cardiacas o torácicas de alta dosis,  duplica el riesgo de desarrollar cáncer de mama en los próximos diez años.
"Hay una percepción de que las imágenes médicas son la solución y el remedio, pero las mujeres tienen que saber que estos exámenes conllevan un precio", dice la  autora principal de este estudio,  Rebecca Smith-Bindman, profesora de epidemiología y bioestadísticas de la radiología y de las imágenes biomédicas de la Universidad de California, Estados Unidos.
"Si el examen es necesario, el riesgo es pequeño, pero casi siempre vale la pena. Si la prueba no es necesaria, debe evitarse", advierte.
Y es que algunos médicos, en su afán de lucro, ordenan exámenes muchas veces innecesarios incluso para percepción del propio paciente.
Debido a que el tejido del pecho es tan sensible a la radiación, los proveedores de imágenes deben prestar atención a las dosis de radiación y utilizar software para reducir la radiación siempre que sea posible, enfatizó la especialista.
"Siempre que el examen sea adecuado, el beneficio para el paciente supera por mucho el riesgo de la radiación", dijo por su lado  Richard Morin, profesor de física y radiología de la Clínica Mayo en Jacksonville, Florida, quien se mostró de acuerdo en  limitar las Tomografías Computaraizadas a casos concretos.
"No deseamos asustar a los pacientes. El riesgo de cáncer de mama en este grupo es muy bajo desde el principio. Detestaría enterarme de que alguien no se sometió a un examen porque le preocupaba el riesgo potencial, y que no halláramos una enfermedad", dijo el médico.
Pero si creen que la radiación de la  mamografía también es dañina, descarten esa idea. La cantidad de radiación que va a las áreas circundantes a los senos, como las glándulas de la tiroides o las salivares, la lente del ojo, el esternón o el útero, es muy baja. La radiación dispersa a partir de las mamografías es mínima, lo  cual no implica mayor riesgo para la paciente. (Fuente: HealthDay News).

Senos Libres

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada