El estilo de vida es importante para prevenir y tratar el cáncer


La curación del cáncer de mama depende del  diagnóstico precoz, pero para que esto sea viable es importante cambiar de hábitos y estilos de vida con miras a un mejor pronóstico.

El cáncer de mama afecta a 1 de cada 8 mujeres, por tanto es el segundo tipo de cáncer más frecuente a nivel mundial, ya que cada año se registran 22% de casos nuevos. Se dice, que el 90% a 95% son por mutaciones celulares como consecuencia de los hábitos y el estilo de vida de las mujeres, y apenas el 5% a 10% tienen una causa genética. Por tanto, ¿qué nos queda por hacer? Cambiar nuestro estilo de vida.

“Los hábitos y el estilo de vida pueden definir el riesgo de cáncer de seno. Cuanto más saludable es la vida, menos son las chances de tener este cáncer y otros tipos de cáncer. Entre las recomendaciones fundamentales que evitarían el desarrollo de muchos de los tumores de cáncer  está el no fumar, no beber alcohol, tener una dieta equilibrada, hacer ejercicio una media hora tres veces por semana”, dice el oncólogo Antonio Buzaid, jefe del Centro Avanzado de Oncología del Hospital San José de Sao Paulo, Brasil.

 Según el especialista, los  alimentos juegan un rol importante en el desarrollo del cáncer a medida que avanza la edad. 

“A mi juicio, uno de los venenos más grandes de la alimentación son los carbohidratos. Estos son,  probablemente,  uno de las  mayores causantes de cáncer. Al ingerirlos, se produce un aumento de  la insulina,lo que evita  que el azúcar del  cuerpo aumente de nivel estimulando la célula cancerosa. Los carbohidratos se encuentran en pequeñas cantidades en la naturaleza, pero el hombre, principalmente los occidentales, incluyen este veneno en gran parte de las comidas. La carne roja también es un villano, especialmente cuando se hace a la parrilla. No solo aumenta el riesgo de cáncer, sino también de enfermedades cardiovasculares. Lo ideal es que consuman tan poco como sea posible”, recomienda el oncólogo.



Por tanto, hay tres factores que puedes modificar para mejorar tu estilo de vida y reducir el riesgo de cáncer de mama:

-Haz ejercicios, no seas floja. Salta, corre o, en el mejor de los casos, baila. Esta actividad no solo te ayudará a botar el estrés y sentirte bien, sino a reducir la grasa corporal, ya que en la menopausia el sobrepeso es perjudicial debido a que la grasa produce estrógeno, la hormona implicada en la estimulación del cáncer de seno.

      - Come sano. Pon menos carbohidratos en tu plato, menos azúcares, menos grasa. Prefiere las verduras, frutas, pescado (sobre todo los de carne oscura que tienen antioxidantes, como la caballa, anchoveta, bonito), agua y frutos secos (nueces, sacha inchi, pecanas, etc.).

 - No fumes ni bebas alcohol. Ambos elementos aumentan   el riesgo de cáncer de mama, peor aún si empiezas a fumar desde edades tempranas.

Senos Libres

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada