"Yo sabía que algún día me tenía que llegar el cáncer"




¿Por qué una deportista como Denisse Fajardo tiene cáncer si dentro de las recomendaciones de prevención se insta a practicar deportes o tener actividad física? El origen de la enfermedad es desconcertante, pero para Denisse no lo era tanto. Su madre murió a causa de esta enfermedad.
La estrella deportiva lleva más de un año curándose del cáncer de mama y, a juzgar por el ritmo de vida que tiene, todo marcha bien. No obstante, asumir y enfrentar la enfermedad no fue una tarea fácil, tal como ella nos cuenta en esta nota.


- Cuando anunciaste que tenía cáncer lo hiciste sin dramatizar, ¿conservaste esa fortaleza en el tiempo?
No, no ha sido fácil. La verdad cuando recién empecé con el tratamiento no sabía como iba a reaccionar, y para mí fue horrible. Después de las quimioterapias me daba asco todo y me puse muy sensible, lloraba por cada cosa. Yo no he sido tan fuerte como mi madre.
- ¿Tu mamá tuvo cáncer de seno?
No, de endometrio. Dice mi doctor que tiene relación con el cáncer de seno, y le creo. Mi mami falleció el 26 de abril del 2010, pero me parece que fue hace poco. La tengo acá (sus cenizas), le pongo vela casi todos los días, le pido por favor que me ayude.

- ¿Y cómo descubres que tenías cáncer ?

A los pocos días de fallecer mi mamá sueño con ella, me jalaba la ropa y me decía hazte ver. Me echo a dormir en mis sueños y me vuelve a jalar. Le cuento a mi esposo y me dice vamos a que te hagan un chequeo. Llamo a unas amigas de EsSalud, porque yo estoy asegurada ahí, y les digo que quiero que me chequeen los senos. Yo sentía, cuando me venía la regla, que tenía unos dolores en el seno izquierdo, pero no le tomé importancia.
- ¿Fuiste a chequearte a raíz de tu sueño?
Sí, y cuando me hacen la mamografía no sale nada. Yo estaba aliviada, pero me dicen que tengo que hacerme la ecografía. Me ven una mancha y me mandan al (hospital) Rebagliati. Otra vez a hacerme los exámenes y otra vez la mancha. Me hacen la biopsia y yo me voy a pasar la navidad a Piura porque los resultados salían en 15 días.
- ¿Y presentías que podías tener cáncer?
Si, yo sabía que en algún momento me iba a dar porque tengo dos tías con cáncer, una en el pulmón y la otra en el estómago; mi mamá murió por el cáncer y una prima hermana está terminando actualmente su quimio.
- ¿Teniendo estos antecedentes no te chequeabas?
No, porque todo el mundo decía que no era hereditario.
- ¿Cuál fue tu reacción cuando te dicen que tienes cáncer?
Normal. Nunca sentí miedo. Si me ponía a llorar no solucionaba nada. Le llamé a mi esposo y le dije que mi examen salió positivo y que tengo cáncer.
Mi esposo dice: ‘¡ah ya, vente para almorzar!’. Y el doctor pone una cara como diciendo: ‘no entiendo a esta familia’ jajaja. Yo sabía que algún día me tenía que llegar, pero no tan joven.
- Si no fuese por tu antecedente familiar podríamos cuestionar porqué un deportista tiene cáncer si lleva una vida saludable.
Pero los deportistas somos los que más comida chatarra comemos. ¿Porqué crees quemamos toxinas entrenando y jugando?
- ¿La enfermedad cambió tu vida?
No mucho. Solamente el no poder tener un hijo, por lo demás sigo haciendo lo que me gusta, estoy en mis academias y sigo siendo la misma.
- ¿Qué le dirías a las mujeres que viven tu misma experiencia?
Que sepan sobrellevar esta enfermedad. Yo también lo he pasado mal, no soy de fierro, pero hay que pensar, como dice mi esposo, que mañana vas a estar mejor. Hay que seguir haciendo nuestras cosas, hay que seguir con la vida. Mientras hay vida hay esperanza y la esperanza es lo último que hay que perder. Son pruebas que Dios nos pone; yo no le pido ni le reclamo nada a Dios. El sabrá qué hacer con nuestras vidas.

Senos Libres

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada